Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

“Mi nombre es Melany Cabrera y llevo 1 año y medio desempleada. La razón es que en la mayoría empresas, uno de los requisitos es tener menos de 30 años y yo ya tengo 36”.

La trabajadora social ya perdió la cuenta de las aplicaciones que ha llenado durante estos 18 meses para aplicar a un empleo.

“En una ocasión llegué hasta la última fase de reclutamiento, pero el puesto requería ser menor de 35 años. Frustra, porque uno tiene la preparación académica y la experiencia y con 36 años lo rechazan. No me quiero imaginar cuando tenga 50”.

En efecto, hoy día las corporaciones han volteado la mirada a las generaciones más jóvenes, a personas menores de 30 años y los formularios de empleo lo subrayan: quieren dentro de sus organizaciones a trabajadores en constante innovación y sumergidos en el uso de las nuevas tecnologías. Así lo explica Egor Espinosa, consultor en qué desarrollo humano y  recursos humanos:

Las empresas están vinculando una nueva generación, es decir jóvenes no mayores a 30. La tendencia en métodos de reclutamiento va muy enfocado a la era digital, esto conlleva que tenga la búsqueda de persona a través de procesos en línea.

En la actualidad muchas empresas han  adoptado la tecnología para su desarrollo, este factor ha obligado a la implementación de procesos de capacitación lo cual representa costos extra, por lo que en la actualidad las universidades brindan esas destrezas a los nuevos profesionales. Así lo explica Espinosa:

La academia está sacando profesionales menores de 30 años, con un recorrido en plataformas digitales.

Carol Gutiérrez, otra mujer desempleada desde  hace 4 meses, ella es una profesional dedicada al área de recursos humanos. Su caso, además de la edad tiene una distinción:

Las empresas actualmente no están pagando salarios altos y cuando a uno le preguntan el historial salarial influye porque uno tuvo la experiencia de trabajar en empresas multinacionales que pagaban arriba de Q20 mil, entonces asumen que uno no se va conforman con lo que pagan ellos entonces lo descartan.

Gutiérrez puede confirmar que muchas hojas de vida, son descartas por superar los 35 años, sin importar la preparación académica y experiencias del postulante:

Un día saqué una plaza de oposición para  un puesto de ventas,  y me llegaron alrededor de 100 currículos y me llamó la atención que había gente muy bien preparada y simplemente cuando los presenta como candidatos, sinceramente sí los rechazan por la edad.

Sebastian Bullanti, director de mercadeo de Tellus, un centro de llamadas con más de 5 mil empleados en Guatemala, comentó que en su caso, la corporación tiene una política en que toda vez el trabajador cumpla con ciertos requisitos puede optar a una plaza laboral. No hay límite de edad.

No hay ninguna restricción de edad, género u orientación sexual. Lo único es llenar los requisitos para algunas cuenta que requieren saber un idioma,  servicio al cliente, otros espacios tienen requisitos técnicos.

Y, aunque en Tellus el 85 por ciento de los trabajadores son treinteañeros, también hay empleados que superan las 5 décadas.