Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Felipe Alejos reapareció en el Congreso de la República la semana pasada con un aspecto distinto, no usaba sus lentes habituales. El congresista  estuvo fuera del país durante una semana. Su salida de Guatemala fue repentina y lo hizo  en plena crisis política que generó el anuncio de cancelación para 2019 del mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad  en Guatemala (CICIG) y el veto de ingreso del comisionado Iván Velásquez.

Al  regreso del viaje del congresista, la Corte Suprema de Justicia le notificó del rechazo de recusación número 13 planteada durante el proceso de retiro de su inmunidad. La denegatoria  llegó acompañada de una multa de Q500 para él y para su abogado Edi Loeonel Pérez, ya que la opinión de los magistrados es que el recurso es frívolo y solo busca el retardo.

En abril de este año sus defensores Alejandro Prado y Fernando Porras también fueron multados con Q500 por la Corte Suprema bajo el mismo argumento.

Juan Francisco Sandoval, Jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público opina:

Él puede seguir haciendo planteamientos, pero el tema aquí es si sus acciones son viables ya que lo que se ha denotado es que han sido rechazadas por ilegítimas, espurias e improcedentes y dependiendo del planteamiento que realice, así va ser la postura que va a tener la Fiscalía.

El diputado se encuentra sujeto antejuicio para definir si es procesado por el caso “Traficantes de Influencias”, una red de operadores, que según el MP y la CICIG se dedicaba al cobro de comisiones ilegales para agilizar la devolución del crédito fiscal en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). La sospecha es que el congresista fue uno de los operadores que cobró soborno.

Jorge Antonio Valladares, magistrado de la Sala Cuarta de Apelaciones del Ramo Penal, es el juez pesquisidor a cargo del caso. Y en su contra Alejos presentó 6 recusaciones para separarlo del proceso. El juzgador deberá continuar el caso y enviar un dictamen a los magistrado de la Corte Suprema de Justicia en la cual recomendará retirar o no la inmunidad al congresista.

Alejos declinó  dar declaraciones. Tampoco lo hacen sus abogado y en su bancada en el Congreso responden que ese es un tema  personal. Así lo dijo la subjefa del bloque TODOS, Edna Soto:

 Yo no puedo emitir ningun juicio porque eso ya es un asunto muy personal de él, y solo él puede dar declaraciones respecto  a lo que está pasando, sería muy irresponsable de mi parte dar información de la cual no tengo.

En enero de este año el Congresista a través de un grabación de video que difundió a través de sus redes sociales dijo: “estoy convencido que los tribunales rechazarán la solicitud oscura y sin fundamentos presentada por motivos políticos, porque no me presté y no me prestaré a dar un golpe de Estado técnico al presidente”.

Antes de salir del país, Alejos  creo una Comisión Extraordinaria que hoy investiga la compra de un edificio por Q35 millones de quetzales bajo la Administración de la exfiscal Thelma Aldana.