Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Alejandro Giammattei, el presidente electo de Guatemala, continúa de gira por centro, sur y el norte de América. La semana pasada visitó Colombia en donde sostuvo reuniones con el presidente de ese país, Iván Duque. Pero Giammattei no viaja solo: el avión lo comparte con una persona del círculo cercano a la exfiscal General de la Nacional, Thelma Aldana, también excanidata presidencial.

Se trata de José Carlos Marroquín, consultor en comunicación y seguridad, hijo del periodista Óscar Clemente Marroquín, presidente del diario La Hora. Marroquín es el hombre que en el pasado asesoró a la expresidenciable Aldana. Hace una década también era el hombre de confianza del expresidente Álvaro Colom.

Ahora Marroquín es designado de Giammattei en el  diseño de la Comisión Nacional contra la Corrupción con vínculos de cooperación internacional. Esta semanana, él junto con el presidente electo vuelven a Washington en donde se está gestando el proyecto que costaría anualmente al país, unos Q75 millones, para lo cual se espera que exista financiamiento. Marroquín junto con Thelma Aldana trabajan en El Salvador en la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (CICIES).

Comisiones distintas

La semana pasada en una comunicación desde Colombia, donde acompaña a Giammattei, dijo que el proyecto nacional tiene grandes diferencias con la CICIG, aunque no aportó mayores detalles. Así explicó Marroquín:

Tiene grandes diferencias, lo que se puede comparar con el tema de CICIG es que está claro que ya no podemos continuar con una Guatemala que funcione bajo prácticas comprometidas con la corrupción. Pero lo métodos son muy distintos: la CICIG trabajaba directamente con MP, en este caso es una misión con voluntad presidencial y no puede ejercer función de persecución penal.  ¿Cómo confiar en una comisión así? Tiene que existir participación de notables que sean los garantes de los procesos, pero no puedo adelantar más, pero muchos de los cuestionamientos sobre si tendrá independencia, están contemplados.

Al cuestionarle si Thelma Aldana integrará dicha comisión respondió:

 “no Thelma Aldana no está trabajado con el doctor Giammattei”

José Carlos Marroquín señala que desde 2013 tiene una empresa de consultorías, mediante la cual es contratado por instituciones de diferentes Estados que le requieren diseños de estrategias en combate a la corrupción y manejo de crisis. De ahí, dice, es donde provienen sus ingresos, en el caso de la consultoría con Giammattei señala que es un aporte para el país:

He tenido varios contratos en este tema no solo en Guatemala; en el país solo una vez he trabajado y recibí un castigo mediático impresionante. Me han contratado en varios países en el continente americano y con ese conocimiento, es un aporte que le estoy haciendo al presidente electo, sin esperar que hay un pago de por medio.

Marroquín fue señalado junto con Aldana por el MP, bajo la administración de Consuelo Porras, de defraudar al Estado, aparentemente porque brindó una asesoría a Aldana, pero nunca se presentó a la institución pues Marroquín lleva más de 10 años exiliado en EE.UU.  Sobre el caso respondió, que se hizo un mal procedimiento de auditorías, pero:

“No quisiera profundizar porque estoy trabajando en estos días con mi equipo de abogados y tengo la certeza de que eso se va a desvanecer”.

Lucha contra la corrupción y conciliación

Estos serán los temas en los que asesorará al presidente electo, para él hay temas que no tienen corriente ideológica y así responde a las críticas de trabajar con Giammattei:

Hablar de lucha contra la corrupción no lo coloca a uno en una posición ideológica, es como que si se hablara de lucha contra la desnutrición fuera solo para los conservadores o liberales, para lo grandes problemas Guatemala no puede tener ideologías.

Alejandro Giammattei, mencionó esta semana que su proyecto fue bien recibo en Washington y así se refirió:

Estamos de acuerdo en que hay que meter a los corruptos a la cárcel. Soy enemigo de la corrupción y la voy a perseguir sin descanso, pero de nada me sirve que tengamos un sistema que  alimente la corrupción. Esta comisión no solo va a atacar la corrupción y perseguir a los corruptos, sino que va a proponer las reformas a las leyes y sistematización de los procesos para que no se repitan este flagelo.

Álvaro Montenegro, integrante de la organización Alianza para las Reformas, resalta que se hagan esfuerzo por continuar con el combate a la corrupción, pero, también tiene críticas hacía el presidente electo.

“Esperaríamos que haya intención positiva de querer combatir la corrupción y también que se tome en cuenta todo el trabajo que hizo la CICIG en todo este tiempo. Es lamentable que el presidente -electo- en lugar de buscar una prórroga de la misión internacional, opte por una Comisión que no tiene facultad investigativa”.

José Carlos Marroquín comentó en la entrevista a ConCriterio que conoce a al presidente electo desde los años 90 y que  él lo propuso como vicepresidenciable de Álvaro Colom; sin embargo Giammattei declinó.

Foto de portada tomada del medio digital República.gt