Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

José Manuel Morales y Sammy Morales, hijo y hermano del presidente Jimmy Morales, fueron absueltos de los delitos de lavado de dinero y fraude, por un negocio de canastas navideñas realizado en 2013 en el Registro del Propiedad. Abdi Estrada García, señalada de defraudación aduanera, mamá de la entonces novia de José Manuel, también fue absuelta.

En el juicio más controversial de los últimos dos años, que dividió al  país en dos, ni siquiera los jueces hallaron  consenso: Edna Maxia, jueza presidenta del Tribunal Décimo Tercero, razonó su voto y explicó que ella, contrario  a los dos vocales, sí condenaba:

“No podemos venir a simular eventos y decir que todo está correcto. Por sentido común, podemos concluir que sí hubo negociaciones ilícitas, todos tuvieron participaciones distintas y todos tienen responsabilidades distintas. Hubo hasta cierto tipo de avaricia para no dejar ir al negocio, decir que todo fue correcto es invitar a los funcionarios públicos para que sigan haciendo estos procesos amañados y en nada contribuye a la credibilidad de las instituciones”.

Sus colegas, por mayoría, concluyeron que los familiares del mandatario no quisieron defraudar o beneficiarse del Estado, pese a que, en enero de este año, el hijo del Presidente admitió la entrega de facturas  para cobrar servicios distintos, además de la simulación de cotizaciones, para que su suegra cobrara ventaja en el negocio:

Lo vi como algo que cualquier guatemalteco lo podría hacer, el 60% de la población se dedica a la economía informal y cuando necesitan una factura, acuden al otro 40% para que les brinden una.

Sammy Morales pudo advertir de los ilicitos

Una de las empresas que cobró el dinero del negocio de las canastas fue Plus Producciones, la cual pertenece a Sammy Morales. La presidenta del tribunal en su razonamiento consideró que el hermano del presidente encubrió acciones ilegales por entregar facturas a su sobrino y cobrar el dinero de las canastas navideñas:

Por las circunstancias que se pudieron advertir de la comisión del ilícito, sin embargo, el acusado Samuel Morales, emitió un cheque a favor de Mario Orellana y la señora Esperanza Josefina Castellanos Solís a favor de Carlos Barrios, encubriendo las acciones ilícitas cometidas por otros coacusados y esto los coloca como autores cómplices, sin embargo, el fallo por mayoría es absolutorio-.

Ricardo Barrientos, analista de Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) tiene su propia explicación para la absolución de los familiares del mandatario:

Tengo entendido que al hijo y hermano del presidente se les acusó de fraude y ahí hay una duda, porque el fraude solo lo comenten los servidores públicos. Ahora, vender una factura dependiendo de las circunstancias, podría haber encuadrado en el delito de defraudación tributaria establecido en el artículo 358 A, del Código Penal, toda vez se pruebe que hubo simulación, ocultación, ardid o alguna forma de engaño a la administración tributaria.

Abdi Estrada García, la suegra del hijo de Jimmy Morales, era una ama de casa que se dedicaba a la venta de perfumes. En ese tiempo conoció a Edwin Ariel García del departamento de compras del Registro de la Propiedad, quien le propuso vender las canastas navideñas y ella lo vio como una oportunidad, pero no contaba con las facturas.

Entonces, los trabajadores del departamento de compras actuaron con la tendencia de simular actos como un desayuno que no se realizó, además, de fraccionar la compra, debido la misma era de Q270 mil 142 y cuando se trata de una compra directa la ley establece un monto máximo de Q90mil. En Su primera declaración en 2017 Abdi Estrada se pronunciaba en los juzgados:

“En ningún momento yo quise defraudar, no quise robar. Eso fue lo que a mí me pagaron, desgraciadamente yo no contaba con las facturas y  pensé al siguiente año yo me voy a inscribir como pequeño contribuyente para ya no pedir favor”.

Anabella de León, exregistradora de la Propiedad, fue hallada culpable del delito de peculado culposo, no tendrá que ir a prisión, pero sí pagar una multa de Q5 mil. De acuerdo con la resolución, De León fue la responsable de la firma de los contratos de plazas fantasmas halladas en la institución.

Algunos de los trabajadores del Registro fueron condenados a cuatro años de prisión conmutables, el resto fueron absueltos o se les otorgó suspensión de la pena.

Jimmy Morales se pronuncia

El presidente Jimmy Morales, en un mensaje a través de redes sociales dijo: desde el principio dijimos que este proceso debía ventilarse desde la vía administrativa y nunca por la vía penal como lo hizo la CICIG con el Ministerio Público, respetamos y valoramos la resolución del honorable tribunal.

La jueza presidenta del Tribunal en tanto quiso dejar un mensaje para el hijo del presidente:

Al señor José Manuel, queda también la moraleja de que vender, prestar o regalar facturas es un ardid que contribuye a hacer acciones ilícitas.