Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

La recta final de la octava legislatura está a la vuelta de la esquina: en 40 días los congresistas concluirán con el segundo periodo de sesiones ordinarias y, con la aprobación o improbación del presupuesto general de la nación, los diputados habrán finalizado el período legislativo.

De los 158 congresistas, 110 dejarán la silla legislativa: no lograron su reelección.

Muchas curules lucen vacías desde ya, pero otros en sus últimos días tratan de impulsar la aprobación de algunas leyes como la de protección de la familia que espera su tercer debate y otra que ha suscitado interés en las últimas plenarias es:

La iniciativa 5506 sobre un contrato por US$80 millones -unos Q600 millones– para la “rehabilitación, administración, operación y mantenimiento de la Autopista Escuintla-Puerto Quetzal, con cobro de peaje de Q15, mediante un contrato por 25 años bajo el esquema de Alianza Público-Privada (APP).

 La obra, según la propuesta, estará a cargo de Consorcio de Autopistas de Guatemala, conformado por la mexicana Marhnos y la guatemalteca Precon, que ofreció un porcentaje adicional del 36.13% por concepto de canon, adicional al 5%, a partir del día 1 del año 9 de la fase de explotación, hasta el vencimiento del contrato.

¿Cuántos votos?

La propuesta del Ejecutivo, impulsada en el congreso por la bancada oficial y sus alianzas, deberá ser sometida al pleno, pero los diputados deben acordar antes cuántos votos necesita para su aprobación, pues según el diputado Paul Briere:

Hay un impasse sobre cuántos votos son los que se necesitan: unos dicen que son 105 porque cuando se aprobó la Ley de Alianzas Público-Privadas fue con 105 y otros dicen que son 80 porque se trata de un contrato.

De requerir 105 votos, según algunos congresistas, es posible que la propuesta se vaya a la gaveta, pero si solo requieren 80, tiene más posibilidades.

Iniciativa sin detalles

La iniciativa enviada al Congreso de la República consta de 4 artículos en donde no se describen los aspectos que se licitaron para el contrato.  Solo se detalla que el documento contiene 97 claúsulas y 12 anexos por lo que será tarea de los diputados analizar qué aprobarán señala Rudy Castañeda, vicepresidente de la Comisión de Finanzas del Congreso:

Cuando se levanta un evento y se trabaja en las bases, gana alguien, se adjudica y tiene que pasar al Congreso. Ahí es donde radica el problema porque son 4 artículos que se aprobarían en 5 minutos y hay gente que desconoce del proyecto.

 La propuesta ha encontrado opositores, pero también hay quienes creen que puede ser de beneficio para el país, así lo expone el diputado Briere:

Al Estado le corresponde entre el 35 y 40% del peaje y lo que habría que ver es que eso se cumpla, porque ya se está poniendo la carretera que actualmente existe y el terreno; entonces la empresa lo que está haciendo es construyendo sobre lo que está. El tema es que si hay un beneficio real para Guatemala, proyectos como este pueden ser beneficiosos.

Dorian Taracena, congresista de Encuentro por Guatemala, dijo que su bancada ya realiza un análisis del contrato y comentó:

Todo lo que traiga desarrollo es bueno, lo que tenemos que castigar es la forma oscura y opaca, pero si viene con transparencia debemos apoyarla; si vemos que va con ciertos intereses haremos las recomendaciones.

Los congresistas explican que  en estos días  existe un acuerdo entre jefes de bloque de no llevar al hemiciclo  iniciativas “polémicas” que dividan al pleno y que impidan el avance de otras propuestas. Así esperan  aprobar las últimas iniciativas de la actual legislatura.