El último informe que la Comisión Presidencial Contra el Coronavirus (Coprecovid) envió al Congreso de la República contiene el detalle sobre cómo Ministerio de Salud distribuyó las pruebas de antígeno o test rápidos para detectar Covid-19 a nivel nacional.

Las cifras del documento no cuadran con las pruebas que recibieron los centros de salud: así se determinó con consultas hechas a la cartera y entrevistas con doctores.

Los datos parecen confusos: un primer documento de Salud dice “Distribución de Pruebas de Antígeno en Servicios de Salud de Segundo Nivel” y según los datos son 25 mil pruebas repartidas en los centros de esa clasificación. En este documento hay una columna que muestra la “cantidad de pruebas a distribuir” por municipio y en el caso de Cuilco, Huehuetenango, se asignan 9 kits.
Acá la primera confusión:

Geovanni Castillo, director del Centro de Salud de aquel municipio, respondió:

¿Pruebas? No. Aquí nos entregaron 9 kits de tratamiento, una bolsa que contiene los medicamentos básicos para el tratamiento de covid-19-.

Independiente de que ese número no corresponde a las pruebas, sino combos de tratamiento, el doctor se cuestiona que se entreguen solo 9 paquetes de tratamientos para un municipio con 60 mil habitantes:

Que por lo menos nos dieran un porcentaje, quizá la tercera o cuarta parte de nuestra población, en cambio nos están dando 9 kits que la verdad nosotros los estamos tomando para el personal de salud, porque sabemos no va alcanzar para nadie más. Ni siquiera para el personal porque somos 150.

Ante el desfase de datos, se consultó al ministerio de Salud, a través de la oficina de comunicación primero afirmaron que sí se trataba de 9 pruebas de antígeno. Tras las dudas, respondieron que a Cuilco se le entregaron 54 kits de medicamentos y que también enviaron 100 pruebas de antígeno.

El médico de Cuilco responde: Pruebas hasta ahorita nos dieron 25 de antígeno, porque no nos habían dado. El ministerio no nos ha dado casi que nada. Aquí nos ha apoyado la municipalidad y con esos aportes compramos 50 pruebas de antígeno.
En el documento el Ministerio de Salud informó a los diputados que para agosto, a Cuilco le corresponden 928 pruebas rápidas. Hasta diciembre serían 4 mil 639.

En el centro de Salud de Camotán, Chiquimula, según el ministerio de Salud se deberían recibir 866 pruebas mensuales, pero esa cantidad nunca la han visto, asegura Édgar Vanegas, director del centro:

-Para este mes les tuvieron que haber dado 866 pruebas, ¿las están recibiendo? No, lo que pasa que el área las tiene en bodega y conforme vamos necesitando las van distribuyendo. Nos están dando un promedio de 20 o 40 a la semana.

En ese municipio hay 70 casos confirmados de Covid-19, el alcalde Noé Guerra comenta sobre la baja distribución:
Pruebas para 60 mil habitantes no es suficiente, porque con el 1% que fuera, estamos hablando de 6 mil pruebas. Para saber en qué posición del semáforo, estamos deberíamos de tener más pruebas.

Además, el jefe edil dice que estos municipios son lugares en donde la mayor parte de los habitantes viven en pobreza y dependen exclusivamente de los insumos de salud pública:

Camotán es altamente rural – en un 95%- y no hay capacidad de hacer pruebas de hisopado, aquí la población necesita hasta de una aspirina; entonces no hay capacidad económica.

El ministerio de Salud responde que el criterio para la distribución de pruebas corresponde al tamizaje que se ha realizado en cada municipio.
En julio, Salud gastó Q23.7 millones en la compra de 120 mil pruebas rápidas. Según el informe, del 23 al 30 de julio entidades pública y privadas hicieron 18 mil 359 pruebas de antígeno, 4 mil 835 dieron positivo. En ese mismo tiempo se hicieron 6 mil 223 PCR y 2 mil 738 confirmaron el virus.