El martes próximo finaliza marzo y eso significa que pagar o recibir un salario, pero en las condiciones actuales la incertidumbre asalta a empleadores que se preguntan ¿cómo cubrirán la planilla? y al trabajador que duda ¿me pagarán mi sueldo completo? La cuarentena y toque de queda ha cerrado negocios y, por ende, el flujo de dinero.

Saúl Méndez, presidente de la corporación Saúl E. Méndez, una empresa de restaurantes y boutiques con 800 trabajadores, con su producción detenida desde que se decretó estado de calamidad el 06 de marzo, dice que han tomado las medidas para no afectar al personal.

Nosotros en línea de salvaguardar nuestro recurso humano, nuestra atención es cubrir lo que tenemos que cubrir, si no puede ser el 100% ahorita quizá sea diferido y va a depender del tiempo, que es otra cosa que nos tiene contra la pared. Si pudiéramos el lunes reactivar, sería muy bueno para planear, pero  para el 31 de marzo yo esperaría -y ojalá lo podamos hacer- nosotros estamos haciendo lo que está en nuestras manos para cubrirle a nuestros trabajadores.

Cubrir completa la planilla de los empleados dependerá en este caso de gestiones bancarias, pero en las empresas grandes, medianas o pequeñas, los sueldos no son la única preocupación.

Walter Flores, propietario del bar y restaurante La Luna, en el pasaje Aycinena en el Centro Histórico de la capital, él otro empresario que bajo la crisis suspendió el servicio del local. A fin de mes debe sufragar los costos:

Los negocios tienen sus propios gastos, los servicios de agua y luz, cuota del local, pero además, licencias para mantener vigente el bar.

Otro caso que se pregunta es ¿hasta cuándo?

Creo que nosotros no podemos aguantar mucho tiempo y si eso pasa, podría significar al cierre total del negocio, porque recuperarse de la pérdida del mes será muy difícil.

En el caso de La Luna, no ha dado empleado a sus trabajadores por 20 días: meseros y artistas que ganan por tiempo de trabajo.

Los dos entrevistados creen que, al emerger de la crisis, las empresas deberán reinventarse. En Saúl E. Méndez, los grupos en casa ya trabajan en esos planes:

Pareciera que llueve sobre mojado pero “esta es una gran oportunidad, para: ordenarnos, reinventarnos y corregir lo que no veníamos haciendo bien” y saber de qué este problema, lejos de que nos divida nos una, para generar un vínculo para desarrollar el país.

Los planteamientos que se hacen son:

¿Será que te vas a sentar otra vez en cualquier restaurante?, ¿vas a entrar a comprar la camisa que siempre habías querido?, creo que vamos a ser mucho más sensibles a no desperdiciar en lo que no es necesario.

Otro negocio en incertidumbre son las maquilas, las cuales a pesar de que pueden operar con permiso durante la crisis, no han respetado las condiciones de salubridad para evitar contagios del Covid-19.

El martes y miércoles autoridades municipales de Mixco hicieron supervisiones:

“Buenos días, soy Neto Bran, venimos a supervisar las normas de protocolo para ver si están como dice el Ministerio para que no se propague el virus”.

Los hallazgos fueron que en cada maquila hay unos 250 trabajadores bajo hacinamiento, Mynor Espinoza, vocero municipal:

“Y es por eso que es importante que el gobierno también supervise, pues aunque tienen la autorización, no se cumple las distancias entre personas. Sí utilizan gel y tienen medidores de temperatura, pero hay muchas personas, por lo que se les ha sugerido que trabajen por turnos de 50%”.

Los expedientes empiezan a abrirse en el Ministerio de Trabajo a la fecha se han planteado 129 casos y la institución ha recibido 606 denuncias por:

  • No dotar de masacrillas y gel a los trabajadores
  • Obligar a trabajar a los adultos mayores y con padecimientos crónicos
  • Amenazas de despidos
  • Quedarse en la empresa iniciado el toque de queda.