En Guatemala 2.8 millones de guatemaltecos tienen deudas con el sistema bancario del país, el monto asciende a Q54 millardos, los cuales, de acuerdo con reportes de la Superintendencia de Bancos (SIB), es dinero que otorgado a los usuarios para el consumo a través de tarjetas de crédito.

Guatemala es el departamento con mayor participación de créditos: 37% y a la vez cuenta con una de las mayores tasas de morosidad: 3.10%. Escuintla, aunque tiene baja participación en créditos con 2.95%, es el departamento con la mayor cantidad de clientes con deuda: 3.85%.

-Publicidad-

-Publicidad-

Carlos Vásquez, vocero de la Dirección de Atención al Consumidor (DIACO), comenta que en la institución todas las semanas se reciben quejas sobre inconformidades por tarjetas de crédito.

Cobros abusivos y hostigamiento

“Lo más recurrente de las quejas es que los usuarios reportan que tienen sobreintereses o tienen algún cobro de membresía no reportado y los consumidores tienen derecho a estar informados sobre las condiciones de cada uno de los convenios.

Esos cobros escondidos y el acoso es lo que más predomina: llamados a altas horas de la noche incluso o muy recurrentes. Tuvimos un caso de conciliación en el cual pedían comunicarse con el jefe del usuario para que él supiera que el trabajador estaba en deuda con su tarjeta de crédito”.

En 2015 el Congreso de la República aprobó la ley de tarjetas de crédito la cual solo tuvo 20 días de vida, pues fue suspendida de manera provisional y en diciembre 2018 fue suspendida del ordenamiento jurídico bajo el argumento de que el Organismo Legislativo no la aprobó con mayoría calificada y por contener una tasa de interés tope.

Muchos estuvieron en desacuerdo con el documento aprobado y respiraron con el fallo de la Corte de Constitucionalidad (CC), la ley recibió en total 14 inconstitucionalidades.

En 2019 Ronald Arango diputado de TODOS presentó una iniciativa para regular el tema, a la cual se le dio dictamen favorable.

Publicarán listados de tasas de interés

El cambio más importante en el nuevo documento: la tasa de interés. Se podrán pactar intereses fijos o variables. Y desaparece el polémico interés tope que inquietó en 2015 a los emisores de tarjetas.

Además, la nueva ley obligaría a la Superintendencia de Bancos a publicar cada seis meses el listado de qué bancos tienen las tasas de interés más alto y cuáles el más bajo, con este ranking se pretende promover la competencia crediticia.

Carlos Barreda, presidente de la Comisión de Economía y Comercio Exterior da a conocer otros puntos contenidos en el documento:

  • Equilibra los derechos y obligaciones tanto del emisor y el usuario
  • Las cooperativas podrán ser emisores y co-emisores
  • Se regula el pago mínimo y extrafinanciamiento, para que las deudas no se vuelvan eternas.
  • Prohíbe a los bancos que tomen de las cuentas monetarias o de ahorro del usuario.
  • Obliga a bancos y emisores a dar información a usuarios y DIACO sobre: tasas de interese, comisiones, recargos.
  • Crea la Unidad de Protección de Servicios Financieros en DIACO para proteger a los usuarios.
  • Prohíbe la capitalización de los intereses, recargos, cargos y comisiones
  • Se crean facilidades para convenios de pago y estos no podrán tener tasa de interese mayo a la que se estaba pagando.
  • Los intereses por mora podrán ser más altos que los intereses pactos por tarjeta.
  • Se establece un programa de educación financiera interinstitucional
  • Se tífica la clonación de tarjeta de créditos y robo de datos como delitos
  • Permite pactar tasas de interés fija.

Miriam Lemus, de la Asociación de Emisores de Medios de Pago de Guatemala, dijo que aún no han analizado el documento por lo tanto no pueden emitir una opinión. Sin embargo, señaló que lo que se busca es que exista una ley que tenga claridad y certeza. Las cooperativas tampoco se pronunciaron.