Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El viernes último entre 30 y 40 elementos de la Policía Nacional Civil y del Ejército, entraron a Bárcenas, Villanueva, el territorio en conflicto entre pandilleros y patrulleros civiles del lugar.

La sorpresa de los vecinos fue ver en sus calles nuevamente a los elementos castrenses, luego de que en marzo pasado fueron retirados de las calles en cumplimiento al acuerdo entre el gobierno de los Estados Unidos en el marco del Plan Alianza para la Prosperidad.

Con la presencia de la fuerza pública las posiciones se dividen: por un lado los patrulleros afirman que continuarán vigilantes para evitar el ingreso de los delincuentes:  Estamos aquí y no nos retiramos nunca.

 Y, del otro lado, los vecinos que piden que las autoridades tomen el control, pues les preocupó que los patrulleros porten fusiles de asalto en su poder, afirma en el anonimato una vecina: Se corre el riesgo de que ellos hagan cualquier cosa, peor si toman.

Los patrulleros aseguran que las fuerzas de seguridad ofrecieron su apoyo bajo una condición: Toda vez se usaran las armas debidamente registradas y sin ningún problema.

 “Y es que sí hubo inconveniente porque se estaban usando armas sin registro y eso se está corrigiendo”, sin embargo los patrulleros que no hubo ninguna acción de la policía respecto ese armamento.

La vecina entrevistada pidió que la vigilancia policía sea constante y minuciosa: que sea permanente y que se metan en todas las calles, no solo en la calle principal,  porque a veces encuentra uno grupos de personas desconocidas, ahora estamos más atentos y desconfiados de todos.

Fernando Lucero, vocero del Ministerio de Gobernación, dijo que se reubicó la fuerza de tarea institucional que incluye patrullajes combinados PNC-Ejército con conocimientos de seguridad ciudadana.

Carmen Rosa de León Escribano, exintegrante del Consejo Asesor en Seguridad, considera que nada justifica que el ejército regrese a las calles y menos con vehículos artillados: no se hizo un plan específico sino que de una vez se saca esa fuerza de tarea que además llama la atención porque lo que hicieron fue desarticular esas fuerzas de tarea que estaban en fronteras, entonces abandonan la frontera y la traen a la ciudad, y ese tipo de armamento en área urbana es fuera de lugar.

Los patrulleros aseguran que su presencia no es nueva, pero se hizo notable la última semana luego de tres pandilleros llegaron armados y dieron muerte a un guardia de seguridad y un vendedor rutero.