Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El hambre es la realidad que enfrentan a diario 1.6 millones de niños  en Guatemala. Es el número  de infantes que según el Instituto Nacional de Estadística luchan contra algún tipo de desnutrición:

Desnutrición Crónica: retardo en crecimiento de talla, un padecimiento que afecta al 46.5 por ciento de los niños menores de 5 años. Guatemala ocupa el sexto puesto a nivel mundial y el primero en América Latina.

Otras variantes de la mala alimentación son:

Desnutrición aguda: es la deficiencia de peso por altura. La padecen 0.7 por ciento de los niños menores de 5 años.

Y además,

Hambre oculta: consiste en la deficiencia de micronutrientes, en este caso la prevalencia de anemia es de 32.4  por ciento en infantes, según datos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN).

Los departamentos con los índices más elevados de desnutrición son:

Totonicapán con 70 por ciento,  Quiché  68.8, Huehuetenango 67.7 , San Marcos 54.8 y Quetzaltenango con 48.8.

San Mateo Ixtatán, un municipio al sur de Huehuetenango, es el lugar con los índices de prevalencia más altos de desnutrición en Guatemala: 78.5% de los infantes según el Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SINSAN).

Mateo Alonzo, un hombre de 45 años, vecino del lugar, cree que el hambre está arraigada en el municipio, y cuenta que él creció rodeado de muchos casos. Ahora es su turno: la desnutrición tocó a la puerta de su casa y no comprende por qué, su esposa de 41 años y su hija de siete padecen la enfermedad:

No sé de dónde proviene, porque en mi caso, mi esposa y mi hija están desnutridas, y yo siempre lucho por mi comida ¿y qué pasa con ellas? Se desmaya, el pelo le ha cambiado de color y se le cae y  está bien delgada,  por eso ha habido muertos por desnutrición aquí en el municipio.

Santa Rosa, departamento ubicado a 52. 9 km. al Sur de la ciudad de Guatemala, es un área afectada por la desnutrición crónica de manera moderada y baja. Hay dos nuevos casos que preocupan:

Tenemos un caso de unas gemelitas, que sus papás son de escasos recursos y además ellas son prematuras de 8 meses y cayeron en desnutrición crónica  y aguda severas.

Yolanda García, técnica en Nutrición de un programa de apoyo que funciona en ese departamento, dice que la pobreza es la principal causa de este padecimiento, como el caso de los familiares de las gemelas. Aunque según ella otros factores también inciden:

Falta de empleo, es por la pobreza y en otros casos ausencia de prácticas de higiene, o la despreocupación o desconocimiento de las mamás, porque pueden tener todo, pero no se los dan a sus hijos, o les dan alimentos no adecuados.

Algunos aspectos que la SESAN enumera como tropiezo para el avance en el combate a la desnutrición son:

  • Embarazo de adolescentes y poco espaciamiento entre cada gestación.

  • Granos básicos contaminados por  compuestos químicos.

  • Exclusión social: acceso limitado a servicios como salud y agua

  • Falta de oportunidades laborales.

El tratamiento para la cura es extenso y debe ser atendido señala García, la técnica en nutrición:

Dejamos un mes para que comience a comer proteínas, le damos Prodipitas –micronutrientes- para que alcance sus centímetros, entonces un mes después vemos cuánto mide y al tercer mes es posible que salga de la enfermedad, pero si sigue adecuadamente el tratamiento.

La situación de la desnutrición es agravante. En manos del Congreso de la República está la aprobación de un préstamo del Banco Mundial por US$100 millones para el combate a la desnutrición. Con este se atendrían a 4 mil niños, quienes apenas representan el 0.25 % del total de los casos registrados en el país. El plazo para su aprobación vence este mes y el mismo podría perderse.