Hoy cumplen dos meses de que Elsa Ortiz Enríquez y su pequeño hijo, Anthony, de 8 años  fueron detenidos por la policía de inmigración en la frontera de Mcalllen, Texas, Estados Unidos. Al día siguiente ella y su hijo fueron separados. Elsa aún no tiene noticias de una reunificación y pese a que hoy se vence el plazo judicial para que el gobierno de Estados Unidos reúna a los niños con sus familias.

Como me tienen en espera, según dicen que el nene tiene que pasar con el juez, pero no hay una fecha para que pase, pero estamos a esperas de que el cónsul nos diga cuándo será esa audiencia.

 La madre de 25 años está angustiada y, aunque eventualmente tiene comunicación con Anthony, la espera la empuja a niveles  de desesperación: está pensando regresar a los Estados Unidos para buscar a su pequeño: yo lo único que sé es que si no me lo devuelven por la buenas, pues yo lo voy a ir a buscar. Él –Donald Trump- se comprometió a que el 26 los iba a entregar, pasaran o no con el juez, entonces él tiene que cumplir su palabra.

Entrevista a Elsa Ortiz, Migrante separada de su hijo

Tras la orden emitida por el Ejecutivo de EE.UU, Tolerancia cero, 2,000 niños han sido separados de sus padres al intentar cruzar la frontera. Elsa Ortiz desconoce cuando podrá recuperar a su hijo.

Pedro Pablo Solares, abogado que en Guatemala asiste a Elsa,  explica los factores por lo que la reunificación ha demorado:

  • La primera categoría es el Estado donde está. Hay estados que son más rápidos otros más lentos.
  • El segundo factor son los centros permanentes, estos tienen un trato más lento posiblemente porque no tienen mucho tiempo para tener albergados a esos niños.
  • Y depende mucho donde estén los padres, el caso de los padres que están aún en EE.UU tiene una presión judicial para lograr la reunificación, que los casos en los cuales fueron deportados a sus países de origen.

La ausencia de Anthony no solo la siente la mamá del pequeño: ¡Anthony te extrañamos y aquí te estamos esperando, te extrañamos!, esas son las voces de Joshua y Gaby dos de sus excompañeros del primer grado de primaria de la escuela Bernal Díaz del Castillo, ubicada en la aldea Ciudad Pedro de Alvarado en Moyuta, Jutiapa.

A medio mes de mayo de este año Anthony dejó la escuela para viajar junto con su mamá hacia los Estados Unidos en donde finalmente fueron separados. La maestra de grado de Anthony, Ana Leticia Hernández, así lo describe: El niño era muy inteligente, tranquilo, amoroso y responsable; por eso lo extrañamos mucho.

La docente confía en que el niño pronto volverá con su mamá, además, espera verlo de vuelta en el aula: Aquí estamos esperándolo para ver como lo recuperamos, no quiero que el niño se quede. ¡Acá lo está esperando su pupitre!

A finales de junio la canciller Sandra Jovel dijo que 6 mil 460 niños se encontraban  en albergues para inmigrantes en la Unión Americana. La mayor parte -5 mil 995-, fueron menores que viajaron no acompañados; mientas 465 fueron separados de sus padres cuando los adultos fueron detenidos por migración.

En EE.UU: lenta vía para reunir a 6 mil 400 niños separados de su familia