Aunque los tiempos de esclavitud pasaron, hay actitudes que aún prevalecen con el tiempo: jefes que azotan a trabajadores, daños psicológicos o económicos son aspectos que aún se documentan por la Inspección General de Trabajo y los casos más extremos los recoge el Ministerio Público (MP). Por ejemplo: la semana pasada Jorge Catún Cac, un agricultor de Tactic, Alta Verapaz, fue golpeado y luego baleado por el dueño de la finca donde trabajaba.

La discusión aparentemente se inició por la negación del pago de horas extra, pero es un extremo que deberán determinar las autoridades. Julia Barrera, vocera del MP:

-Publicidad-

-Publicidad-

El caso se encuentra en investigación, la Fiscalía de Alta Verapaz tuvo conocimiento de este hecho cuando un hombre con heridas de bala ingresó al hospital; el lugar del hecho se procesó y se embalaron algunos casquillos y de la información preliminar, según el testimonio del agraviado: tuvo una discusión con el dueño de la finca, se pelearon a golpes y el otro hombre -el jefe- sacó un arma de fuego y le disparó.

Denuncian malos tratos

Cada año el Ministerio de Trabajo documenta unas 500 denuncias por malos tratos laborales hacia los empleados:

  • En 2019 los casos sumaron 503
  • En 2018 – 475
  • En 2017- 593

Maritza Vásquez, representante de las organizaciones de trabajadoras de casa y maquilas, señala que los casos de abusos se comenten con mayor frecuencia en los departamentos.

En las empleadas domésticas, las menores de edad son más vulnerables:

En el caso de las niñas y adolescentes que son colocadas a trabajar por sus propios papás, son ellos que dan la autorización para que las agredan si ellas no hacen caso: porque tal vez la niña no hizo bien una cosa que talvez no es de su edad; por ejemplo, se cae el hijo de un empleador y a la niña trabajadora le dan otro golpe y no solo es amonestación física, sino verbal.

En las fincas dice que el acoso y violencia proviene de los caporales y no de los dueños:

Hay testimonios de compañeras que han sido víctimas de violaciones, si están cosechando café, sucede en medio de los cafetales. Les hemos pedido que denuncien y ellas tienen miedo porque las intimidan.

Otro freno para no denunciar es la falta de oportunidades laborales que existen el área rural, entonces para conservar su trabajo lo empleados prefieren no denunciar pues es su única fuente de ingreso para su subsistencia.

El Ministerio Público respondió que no tienen denuncias documentadas como “maltrato laboral”.

Ayer salió a luz que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió por 15 días a un trabajador de la institución y sin goce de salario y la razón: “ver directamente a los ojos al magistrado Jorge Mario Valenzuela. María Eugenia Mijangos se opuso a esa decisión del pleno y razonó su voto.

Otro casos:

En octubre del año pasado un tribunal sentenció a dos años de prisión conmutables a Carlos Vásquez, un joven de carnicero que mató a su jefe con un machete. Los jueces consideraron que el muchacho actuó en “estado emocional violento” ya que sufría de constantes maltratos por su jefe, un mexicano de 40 años, a quien le quitó la vida. El hecho ocurrió en 2015 en un rastro de San Miguel Petapa.

En un caso recienteel Ministerio de Trabajo investiga las condiciones en las que laboraba José Luis Cuéllar, el hombre que trabajaba para la empresa “Los Shucos” y que murió en las instalaciones de Miraflores la semana pasada. Según los relatados de empleados del comercio Cuéllar tuvo en las últimas semanas un horario de 10am a 10pm y tenía pagos atrasados.