Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

En Guatemala la contratación de guardias privados de seguridad es tan común que jóvenes con escopetas a la puerta de los condominios y negocios forman parte del paisaje: no superan los 25 años, son migrantes del interior del país, su nivel de escolaridad es medio y, la peor de sus realidades, es que viven en pobreza.

No tienen muchas opciones. Eso le sucedió a Marcos Choc, de 21 años, originario de Siguaná, Cobán, en Alta Verapaz, decidió migrar a la capital y pese a que en su pueblo se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras no encontró trabajo. No tenía de donde elegir más que dejar a su familia y en la ciudad lo contrató una empresa de seguridad privada sin demandar mayores requisitos mas que ser joven, necesitado y con deseos de trabajar.

Pero ¿qué le ofrecieron?

Con su voz y en cuatro puntos resume las malas condiciones bajo las cuales son contratados los guardias de seguridad privada.

  • Los horarios son de 15 horas diarias, de pie, trabaja 10 días continuos y descansa cuatro.

A los diez días me siento cansado, pero con cuatro días me recupero, mi trabajo es estar parado en vigilancia todo el día de 7:00 am a 10: 00 pm

  • El salario, en el límite del salario mínimo

“Cada quincena recibo Q1 mil 250  o Q1 mil 275 quetzales”

  • La compañía para la que trabaja tiene sus propias reglas para las bonificaciones.

“Hasta los 8 meses de estar en la empresa le dan bonificación y cobertura al Seguro Social”

  • Aunque proveen alojamiento, la casa está hacinada.

“Nos dan donde vivir, en la casa hay 35 compañeros más”

Como la historia de Marcos Choc, hay 49 mil más y quizá estén en peores condiciones. La Dirección General de Servicios de Seguridad Privada (DIGESSP) estima que en Guatemala hay unos 49 mil policías de empresas privadas, pero solo el 35 por ciento está acreditado. El vocero de esa institución, Fernando Lucero dijo que cuando se descubre que la empresa no tiene acreditados a sus agentes, son sancionados con el pago de 10 a 20 salarios.

 “Lo que hace la Dirección de Servicios de seguridad es sancionarlos  con multas, dependiendo la falta que cometa la empresa, en especial  cuando los guardias no han sido acreditados ante la institución”

Actualmente la DIGESSP registra 178 empresas de seguridad privada y 16 mil 202 guardias de seguridad.

Las malas condiciones en las que trabajan y la forma como en los condominios residenciales contratan el servicio se confirman con los resultados de una encuesta realizada por el Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (IEPADES). La directora de la institución, Carmen Rosa de León Escribano, expone algunos de los hallazgos.

Encontramos que el 83 por ciento ganaba menos del salario mínimo, eso implica que no están siendo reportados al IGSS y, eso está en contra de la ley, porque la nueva Ley de Servicios de Seguridad Privada obliga a estas empresas a reportar a sus trabajadores”

“En cuando a las colonias, los vecinos prefieren pagar menos por el servicio aunque la empresa no esté regulada, sobre esa base no se puede reclamar irregularidad que cometan los mismos guardias, ha habido violaciones, amenazas, consumo de alcohol” 

De esos incidentes tiene conocimiento la DIGESSP, en lo que va de este año se reportan 97 incidentes con guardias de seguridad privada, sin embargo solo se puedo deducir responsabilidades con 4, el resto, 92 no estaban registrados.

El Ministerio de Trabajo también conoce de las condiciones de los guardias de empresas de seguridad privada según la unidad de Comunicación Social de ese Ministerio: el 11 por ciento del total de las denuncias que recibe la institución son de guardias de seguridad privada, por incumplimiento en el pago de salario mínimo y no pagar horas extra.

 

Escuche la nota aquí