El Coronavirus continúa su avance en Guatemala, hasta ayer se confirmaron 19 casos positivos y 1 muerto. Las autoridades en el mundo definen que los tres frentes clave para contener la enfermedad son las pruebas, el aislamiento de ciudades y el fortalecimiento del equipo médico

Pero los doctores guatemaltecos ven desorden y burocracia en la respuesta.

-Publicidad-

-Publicidad-

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas:

Si tuviera que hacer una medición, del 1 al 100 sobre estas tres líneas para afrontar la epidemia, yo le daría un 40, porque no estamos haciendo lo que debemos hacer: cada institución está tratando de flotar por sí misma, sin tener la directriz sensata del ministerio de Salud. Yo no tendría que estar haciendo un protocolo para mi hospital, debe haber uno para todos.

apuntó la médica

La evaluación de personas es fundamental, pero la capacidad del ministerio de Salud es limitada: el primer lote de pruebas para detectar casos es 3 mil, sin embargo, a la fecha solo han ejecutado 244 tests. El primero se practicó el 17 de febrero.

La doctora Chang cuestiona la limitada búsqueda de casos positivos por parte de Salud, pues considera que la burocracia bloquea el proceso:

El Ministerio de Salud ha sido muy conservador en la forma de ofrecer la prueba, actualmente solo el Laboratorio Nacional puede ejecutarla y están dando algo de libertad para que uno tome sus muestras en su centro de atención. Por ejemplo, yo trabajo en la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica y si yo tuviera un paciente la puedo hacer y mandarla al laboratorio.

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) es otro centro que cuenta con una cantidad limitada de pruebas -unas 600-, Edwin Cambran, de la unidad de medicina preventiva del IGSS, dice que el pánico del contagio ha provocado que muchos guatemaltecos se acerquen a sus clínicas, pero muchos de los casos se tratan de una gripe normal, por lo que él contrario de la doctora Chang, considera que el test debe limitarse a casos concretos:

Todas las personas quieren que se las haga, que sea una obligación, pero ni en China o Italia, u otros países industrializados ha habido capacidad de pruebas para tantas personas. Pacientes con síntomas de catarro deben ser enviadas a sus casas para que hagan reposo, que usen mascarilla, pero si tiene dificultad para respirar, ahí es donde se debe hacerse la prueba de Covid-19.

El IGSS solo ha realizado unas 05 pruebas:

Porque se les ha dicho a los afiliados que no solo porque tienen dudas se tiene que hacer la prueba, porque no es como un test de azúcar, puede ser un riesgo incluso para los médicos estar realizando tanta prueba.

En febrero pasado, Salud envió a una química bióloga a la México para ser capacitada sobre cómo detectar los contagios de Covid-19 a su regreso, ella debió transmitir el conocimiento los especialistas del Laboratorio Nacional de Salud.

El personal médico es otro frente clave en esta crisis sanitaria, aunque el recurso humano es limitado, por lo tanto, de acuerdo a Chang:

Este es el momento de usar el fondo de emergencia eficazmente, tiene que contratar personas para hacer lo que está mandando la Organización Mundial de la Salud que es, hacer un test masivo sin tanta burocracia. Y abrir las pruebas a que se puedan hacer en otros lugares siempre y cuando cumplan con los requisitos de bioseguridad.

La clave para evitar la propagación del virus es el aislamiento y hace una semana el presidente Alejandro Giammattei decretó cuarentena en el país, con suspensión de clases, transporte público y labores que más tarde fueron retomadas por algunas empresas. El sábado el mandatario decretó toque de queda de 04 de la tarde a 04 de la mañana y la medida finalizará el 29 de marzo, con el fin de evitar que las personas contraigan el virus, pero los propios médicos consideran que la mejor respuesta es la más restrictiva y empiezan a llamar a una cuarentena domiciliar.