Los casos Covid-19 en Guatemala se dispararon: cada día se confirman  centenas. Esta semana fue más frecuente el anuncio de comercios e instituciones que reportan casos positivos en sus oficinas.

Los casos confirmados llegaron a 1 mil 518 contagios, un crecimiento acelerado durante estos días, mientras que la cifra de recuperados es mínima: 129 pacientes.

¿Qué está pasando?

Médicos nacionales e internacionales coinciden: “Se están aplicando definiciones extremadamente estrictas” y se debe replantear el criterio de “paciente recuperado”

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas, cuenta que el miércoles con sus colegas discutieron sobre el tema y las conclusiones a las que arribaron es: si el paciente está bien no se debe gastar en pruebas y debe irse a casa.

“Tuvimos una reunión con el jefe de Epidemiología y nos contaba que él había observado que varias prueba que salían positivas correspondían a pacientes que se les estaba haciendo test de cura. Hay quienes van por la octava prueba, pero sin síntomas. Entonces se planteó: ¿vale la pena hacer toda esa inversión en tests? y la respuesta: muy probablemente no. “Es suficiente con que el paciente esté clínicamente bien”.

Giammattei responde

Sobre las recuperaciones el presidente Alejandro Giammattei explicó durante su mensaje a la nación:

«Muchos se preguntan y, ¿por qué la tasa de recuperados es tan baja? y quiero decirle que nuestros protocolos para declarar a una persona libre de coronavirus son de los más estrictos que se pueden encontrar y esto lo hacemos con el propósito de tratar de tener la certeza de que la persona cuando salga no infecte a nadie más o vuelva a regresar al hospital porque recayó»

Los médicos observaron que el virus continúa positivo incluso 21 o 30 días pero estas personas no son infecciosas a partir del día 14, por eso Chang cree que a pacientes recuperados: “Si mucho una prueba o ninguna; si sale positiva pero el paciente clínicamente está bien, debería de ir a casa”

Boris Revollo, un infectólogo de 43 años dedicado a la investigación de virus en el hospital Universitario Germans Trias i Pujol de España, es también un paciente recuperado de coronavirus:

 “Me reincorporé a trabajar después de 14 días después de una PCR negativa”.

El medico dijo a ConCriterio que aunque en su país no hay una norma unificada sobre sobre este tema. No obstante:

A mi criterio una persona que ha pasado 14 días de la infección, lo más probable es que esté libre del virus. Lo que puede ocurrir cuando se hace un test es que se estén detectando partículas muertas y eso es un poco la confusión que hay.

El Ministerio de Salud no responde cuántos test debe pasar una persona antes de poder abandonar un hospital.

Versión de paciente

ConCriterio contactó a un paciente que recientemente dejó el hospital provisional del Parque de la Industria. Es un hombre de 33 años que declinó identificarse. Tiene dos hijos de 8 y 13 años y viajaba a Estados Unidos para darles una vida mejor pero fue detenido en Tapachula.

A la fecha le han practicado 5 pruebas para detectar Covid-19: solo la segunda que le hicieron dio positivo, por eso debió internarse. Él fue un paciente asintomático:

Me hicieron tres hisopados y los tres salieron negativos. Todos los días me iban a revisar la temperatura, los pulmones, el corazón.

Él tiene otro aporte sobre lo lento de la salida del hospital:

Cuesta que lleven las pruebas: supuestamente sale en 48 hrs, pero las están dando en 5 días y ahí es donde se va alargando –uno tiene que andar preguntando cómo sale en sus exámenes y nadie llega-.

Cada día en el hospital era una pequeña batalla librada:

Da mucho miedo estar adentro porque se ven cosas muy feas: gente que está muy grave y un piensa que uno se va a poner en ese estado, vi gente que ya no podían caminar, estaban con oxígeno, ya no podían hablar y pasaban tosiendo mucho.

Como dijimos, él fue asintomático y su temor –al estar en el entorno de pacientes con síntomas graves- era empeorar. Y algo dentro no ayudaba para calmarlo: no les proporcionaban mascarilla, pasaban días con el mismo cubrebocas, por lo que debió pedir favor a una doctora que le comprara:

Yo  le dije: le voy a dar el dinero para comprar y  me dijo “no se preocupe yo las voy a comprar” y me llevó la factura y no me quiso cobrar. La médica pagó de su bolsillo.

Para este paciente otro inconveniente fue la comida: “la comida a veces llegaba  inservible”.

Hubo noches que se quedó con hambre. Hoy aunque está en  casa, está aislado de su familia hasta la próxima semana.