Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El Ministerio Público (MP) abrió una investigación contra Bruno Campo, exdirector de la Escuela de Música de la Municipalidad de Guatemala, denunciado de agresiones sexuales por 7 antiguas alumnas.

Cuando las quejas llegaron a la oficina municipal de la administración del fallecido alcalde Álvaro Arzú y del gerente municipal Ricardo de la Torres, las autoridades decidieron enviar a Campo a Italia como parte de una beca; así narra el medio digital Nómada, que recoge el testimonio de las  mujeres, que decidieron contar la historia después de que el profesor recibió una felicitación pública de la comuna el pasado 8 de marzo cuando fue seleccionado “musico favorito” por los alumnos de la Orquesta de la National Radio Televisión  de Albania.

Ahora todo está en manos de los investigadores.

En la nota publicada por el medio digital una de las mamás de las chicas contó que confrontó al profesor, pero su respuesta fue cínica y eso le provocó impotencia.

El principal temor de las estudiantes para denunciar a Campo era que no les fueran a creer y esto es común, comenta la abogada Wendy Ávila, especializada en casos de violencia sexual, que los agresores en se encuentran en una situación de poder y eso frena la denuncia:

Lamentablemente en el 89% de las agresiones sexuales, existe un vínculo: un papá, un tío, un vecino y eso provoca que las víctimas no quieran denunciar. Tienen mucho miedo porque esta persona tiene una figura los está amenazando: tu mamá no te va a creer.

 Esa le ocurrió al hijo de Sonia, una mujer a quien llamaremos así para proteger su identidad:

Mi hijo estaba siento víctima de abuso por parte de su padre, por lo general son personas que tienen autoridad sobre los niños y cuando lo cuentan es muy duro para el resto de la familia.

La mamá del chico cuenta que dudó que el papá tuviera alguna mala intención con el niño; sin embargo, tras indagar más y con la ayudad de una psicóloga, comprendieron que se trataba de un caso real de abuso sexual.  El caso fue descubierto cuando el niño tenía 9 años, sin embargo, aún no se determina a qué edad se iniciaron los abusos. El caso, aunque ya está en manos de la justica, camina a paso lento, han pasado dos años sin juicio:

Es muy duro recibir esta noticia, hay que alejar al niño del agresor, no es fácil. Lastimosamente acá los juzgados no están preparados para estos casos. ¿Cómo se enteró? Él decía que no quería a la persona y yo le decía que a su papá lo tenía que querer, hasta que un día dijo porque no quería al papá: él dijo que no quería al papá porque el papá le tocaba sus partes.

La abogada Ávila comenta que el tratamiento en estos casos ha cambiado, porque existen protocolos especializados e individualizados. Sin embargo, señala:

sabemos que es bien difícil alzar la voz porque son delitos de soledad, porque solo está el agresor y la víctima. En la actualidad todas las víctimas de violencia sexual rinden su declaración en anticipo de prueba, esto significa que lo van a hacer en las cámaras Hessel que existen en los juzgados especializados, a fin de que no tenga ningún contacto con su agresor.

La abogada concluye que a cada hora hay 4 víctimas que denuncian esos abusos y quienes callan, en algunos casos lo hacen por temor y factores culturales como el “qué dirán”. Además, señaló que, en estos casos, también es lento el sistema de justicia, tanto que para que un proceso llegue a juicio, en promedio, toma 5 años.