La actual crisis migratoria por la que atraviesan miles de guatemaltecos en los Estados Unidos es una de las peores en décadas, afirma Silvia Rodríguez una administradora de empresas guatemalteca de 54 años, que reside en la Unión Americana desde los años 80. En el tiempo que Rodríguez lleva en ese país no recuerda una situación tan grave como la de ahora, incluso para las personas cuyo estatus migratorio es regular:

“La situación en general para todos los migrantes está mal tanto para los nuevos como para los que ya estamos aquí, es casi un ataque y estamos viendo cosas que no se habían visto antes, como las separaciones familiares”

Mike Pence y Presidentes del Triangulo Norte de Centro América

El mensaje de la administración de Donald Trump ha sido racista y violatorio de los derechos humanos afirma Rodríguez y cree que la reacción de los líderes guatemaltecos es pasivo:

“Todo eso es inaceptable porque ellos saben que muchas familias del Triángulo Norte tienen razones para emigrar por la inseguridad y pobreza, y ellos –EE.UU.- están cerrando las puertas a personas que legítimamente podrían tener derecho de asilo.

Lo mismo opina Walter Batres, presidente de la Red Migrante Guatemalteca con sede en los Ángeles California:

El guatemalteco no va a viajar a EE.UU. si tiene un trabajo que le permite solventar las situaciones económicas para su familia. Cuando tenga un empleo, cuando pueda ingresar a la Universidad, cuando les instruyamos en carreras técnicas y tengamos financiamiento a préstamos entonces diremos que la migración empieza a detenerse.

Batres agrega que Guatemala teme decir a los EE.UU que no está haciendo las cosas bien y prefiere callar ante la visita de los altos funcionarios estadounidenses: “…Y eso es bien difícil porque no quieren hablar mal de su rancho porque están instruidos a no decir que estamos mal”

Rodríguez, la administradora de empresas radicada hace 36 años en EE.UU. cree que es momento para que Guatemala cambie de actitud ante la situación migratoria por la que atraviesan los connacionales y recuerda un reciente episodio:

“El gobierno de Guatemala ya demostró cuando abrió su embajada en Jerusalén junto con los EE.UU. de que ellos están dispuestos a hacer lo que ellos puedan para quedar bien con el gobierno americano, pero para todo eso también tienen que haber negociaciones, ellos abrieron la embajada y si por lo menos hubieran obtenido algo a cambio -legalizar o darle un trato especial a nuestros conciudadanos-, pero no, ni siquiera eso”

Presidente Morales en Israel

Marcos Cantil, un empresario guatemalteco de 41 años, de los cuales 30 ha vivido en Estados Unidos, graduado en ese país en Marketing Digital y actualmente líder en ese campo para 25 transnacionales:

Lo que pasa en la frontera no se debería de aceptar y el gobierno su deber es proteger a los ciudadanos estén donde estén.

Guatemala debe exigir los derechos en forma diplomática, tenemos que saber a cómo exigir esos derechos. Ellos están viniendo a nuestro terreno y eso es una gran ventaja.