El Congreso de la República fue cercado ayer por miles de policías, soldados y elementos de la seguridad presidencial  para impedir que manifestantes se acercaran al edificio del Organismo Legislativo, donde se desarrolló la sesión solemne por los 197 años de independencia de Guatemala. Al evento estuvo invitado el presidente Jimmy Morales y los presidentes de la Corte suprema de Justicia y Corte de Constitucionalidad, además, la Fiscal General, quien no asistió al evento, como tampoco lo hicieron los magistrados del Tribunal Supremo Electoral.

El plan incluyó tres cordones de seguridad perimetral y el cierre de tres calles y avenidas a la redonda, con lo cual los manifestantes no tuvieron ninguna oportunidad de acercarse a los asistentes a la sesión del Congreso.

Por parte de la Policía Nacional Civil participaron 2 mil 500 agentes, entre los cuales  se encontraban estudiantes, pero quienes de acuerdo con Pablo Castillo, vocero de la institución, cursan una profesionalización:

La Policía Nacional Civil utiliza todo el recurso humano al alcance, en este caso estudiantes de la Escuela de Formación de Oficiales de  Policía, quienes ya son miembros de activos de la institución y devengan un salario, por lo cual fueron tomados en cuenta en el fortalecimiento de los anillos de seguridad, fueron en promedio 100 estudiantes los que apoyaron del total de 2500 agentes.

Un grupo élite del Ejército también participó en la seguridad de ayer, sin embargo el ministerio de la Defensa no proporcionó el dato sobre los elementos destacados. Oscar Pérez, vocero del Ejército, dijo que los kaibiles fueron asignados para dar protección al presidente y no para apoyo a la seguridad ciudadana.

La presencia militar obedece estrictamente a elementos de la Guardia Presidencial que tienen como misión el resguardo del señor Presidente y Vicepresidente y sus respectivas familias”.

Algunos soldados estuvieron armados con equipo bélico, el vocero del Ejército respondió que estás fueron las armas que se portaron:

Armamento orgánico que consiste en: Fusiles M16 A1, M16 A2, y M16A203 que tiene un lanzagranadas.

Congresistas  cuestionaron la presencia de kaibiles en cercanías del Congreso. Estuardo Galdámez, diputado oficialista, reaccionó ante los comentarios: ¡pobrecitos! Y ¿qué tiene que ver la presencia militar?, el Ejército es nuestro Ejército y es obediente al poder político de turno.

Y aunque la seguridad fue planificada para garantizar la seguridad de los congresistas, la mayoría de ellos se ausentó. Las curules lucieron vacías, 75 diputados no asistieron y Jimmy Morales y Álvaro Arzú Escobar debieron dirigir sus discursos a sus aliados políticos.

El mensaje fue el mismo: la familia y la vida, las ideologías, elecciones libres y también la “injerencia extranjera”, como lo dijo en su discurso Arzú Escobar:  La cooperación internacional se ha convertido en una necesidad, pero que sea una necesidad no significa que se practique como una imposición, no consiste en la donación de un dinero político.

Mientras que Morales dijo: “no es un pecado” la protección y el respeto de la soberanía y que es algo en lo que seguirá trabajando:  

Hay quienes celebran que somos libres, soberanos  e independientes ¿es así? ¿Somos libres, soberanos e independientes?

Morales agradeció a la comunidad internacional presente, algunas también lucían vacías. Y por parte de su gabinete 5 ministros no estuvieron presentes. Entre ellos: Salud, Educación, Desarrollo Social y Ambiente.