Tres instituciones del Estado indagan en la muerte de José Luis Cuéllar, el empleado que trabajaba en el kiosko de comida rápida “Los Shucos”del Centro Comercial Miraflores y quien murió el martes pasado en los baños del área de restaurantes, a causa de un fallo cardio respiratorio.

La noticia del fallecimiento de Cuéllar despertó una serie de comentarios y reacciones en redes sociales, acompañada de desinformación: por ejemplo, que no se permitió el ingreso a los socorristas para auxiliarlo.

Los Bomberos Municipales descartaron esa versión. Gerardo Martínez, vocero de esta compañía, comenta:

En el reporte oficial se indica que se llegó, se encontró a una persona, se evaluaron signos vitales, se monitoreó con equipo especial y luego se determinó que la persona ya había muerto. En ningún momento hubo ninguna restricción.

El centro comercial también aportó fotografías del momento cuando la ambulancia llegó al establecimiento. El Ministerio Público (MP), la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y el Ministerio de Trabajo, recopilan ahora información sobre el suceso.

ConCriterio conversó con trabajadores de locales contiguos a “Los Shucos” y estos revelaron que Cuéllar trabajaba bajo condiciones no adecuadas: horarios extensos y salarios atrasados; así lo contó el dependiente de un local, quien declinó de que su nombre fuera mencionado en esta nota.

“A él lo habían dejado de 10 a 10 y le debían una quincena, había pedido descanso y no se lo concedieron y eso lo molestó bastante”

Édgar Arana, director de comunicación del Ministerio de Trabajo, dijo que la Dirección de Inspección Laboral investiga las condiciones en las que Cuéllar estaba trabajando. 

Fernando Trabanino, de la Defensoría de las Personas Consumidoras y Usuarias de la PDH, señala que la entidad cuenta también con informes de trabajadores del comercial que aportan esas versiones:

Como PDH se solicitará que verifique las condiciones laborales, esa fue parte de la información que se recolectó el viernes y se indicó que no se le había pagado, pero eso se determinará a través de la investigación.

ConCriterio intentó comunicarse con la administración de “Los Shucos” pero al cierre de la nota no fue posible. La página web y de Facebook de la empresa aparece caducada y no permite el acceso a las publicaciones.

Las normas de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres  (Conred) obligan a estos establecimientos a tener procedimientos de seguridad ante emergencias, David de León, vocero de la institución:

Tenemos la norma de reducción de desastres dos que establece los protocolos mínimos de seguridad en edificios e oficinas de uso público y lo que busca es que se dé cumplimiento a rutas de evacuación y puntos de reunión.

Sobre la autorización para el ingreso de cuerpos externos de socorro, el establecimiento decide sobre ello y Miraflores cuenta con los propios, según contó otro dependiente de un restaurante que pidió omitir su nombre:

Hay paramédico y pasa todo el tiempo rondando el centro comercial para ver si alguien tiene algún inconveniente o necesita algo y ella le da medicina.

Miraflores en un comunicado de prensa dijo que el trabajador murió por causas naturales y la asistencia médica la obtuvo de forma inmediata con personal de establecimiento, aunque según relatan, el empleado había fallecido.

Otro de los aspectos que investiga la Inspección General de Trabajo es si las instalaciones cuentan con procedimientos para proteger la salud y proveer seguridad a los trabajadores.

La PDH por su parte indagó en la dificultad con la que se topan los cuerpos de socorro para prestar auxilio y Trabanino cuenta lo que encontró:

En la visita, uno de los cuerpos de socorro indicó que hay condominios en donde por seguridad, se retrasa el ingreso, pero en centro comercial no tenían antecedentes.

Víctor Gómez, vocero de Bomberos Voluntarios, confirma la labor se complica especialmente los condominios:

No hemos tenido inconvenientes en centros comerciales, pero en los protocolos en condominios requiere que uno se identifique e ingrese.

Cuéllar de tenía cuatro hijos, este medio trató de conversar con los familiares, pero al cierre de la nota no fue posible. Tampoco se ubicó a los representantes de la empresa “Los Shucos” para la cual laboraba hace unos tres años y que se investiga por la situación laboral del fallecido.