Los propietarios de casas en la playa de Monterrico en Taxisco, Santa Rosa, llevan 5 meses sin poder llegar a sus viviendas de descanso: ante las restricciones para contener la pandemia, no se les permite ingresar al municipio, pues no son residentes, y no importa que posean un inmueble allí.

Si intentan llegar, reciben amenazas de vecinos organizados en “Juntas de Seguridad”.

Ricardo Meschende, de 51 años, y 30 de tener propiedad en Monterrico, cuenta un incidente:

Una amiga que está en El Cebollito dejó que entrara un su amigo con salvoconducto. Llegó a la casa y le cayeron 80 personas de la comunidad y le le dijeron ‘o se van o les quemamos la casa’ y le prendieron fuego a la grama y él se tuvo que ir.

 

Corina Saenz, diseñadora de interiores de 55 años, y 25 de poseer vivienda en La Curvina de Taxisco, señala que durante la cuarentena y ante la ausencia de propietarios, personas saqueraron viviendas e invadieron propiedades:

Se metieron a un terreno grande de un vecino. Ya hay 200 familias viviendo ahí en El Cebollito: se organizaron, se repartieron las tierras y ya hasta luz y caminos. El dueño de la tierra no puede entrar a defender su propiedad.

Wilson Jovel, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), admite que  lugareños se organizaron en “Juntas de Seguridad” y controlan quién entra y sale del municipio. Jovel admite que son violentos y desconoce por qué se les confirió el control:

Metieron gente que no tenían que haber colocado ahí, pusieron gente abusiva y proponentes que no tiene conocimiento de lo más mínimo de la ley. Hablaron con el alcalde y él les dio el aval para que ellos se quedaran cuidando el acceso. Entonces sacaron a los Cocodes, pero hubo quienes abusaron de estar en ese puesto de control: golpearon al hijo de un pastor de Monterrico.

El martes, unas 30 familias propietarias de casas de descanso denunciaron los hechos ante la auxiliatura de la oficina del Procurador de Derechos Humanos (PDH) en Chiquimulilla, Santa Rosa. Jannette Ochoa, encargada de esta oficina, dijo que remitió la denuncia a la Policía y al Ministerio Público, pero no ha podido verificar en el lugar:

Nosotros vamos a coordinar directamente con el alcalde municipal y el Gobernador para que ellos realicen las acciones porque no sabemos si hay condiciones de seguridad para el personal de PDH y el MP tiene que investigar porque a ellos les corresponde la investigación penal.

ConCriterio intentó sin éxito, durante dos días, comunicación con Uben Castillo, alcalde de Taxisco. Pero Amílcar Cuéllar, Síndico Primero Municipal, sí respondió:

“Eso de invasiones ya es fuera de nuestras funciones, lo que nosotros cuidamos es la salud de las ocho comunidades que nos corresponden del lado del sector de playa. Y ¿quién vela por las propiedades dentro del municipio? Eso no tiene nada que ver con nosotros, eso está fuera de nuestras fronteras.

El presidente del COCODE señaló que el municipio debió permitir ingresos el miércoles:

Nos llegó un mensaje donde dicen que a partir del miércoles ya pueden entrar los dueños de los chalet, siempre y cuando lleguen al puesto de control con su recibo de IUSI cancelado; no obstante, el síndico dijo que aún no había una disposición.

Y eso incomoda más a los propietarios

Nosotros no somos turistas, somos dueños de una propiedad privada ahí. Nosotros pagamos Ocret y el IUSI de las casas y yo por lo menos contribuyo con la escuela, el padre se quedó sin dinero y le depositamos.

Monterrico alberga casas vacacionales de nacionales y extranjeros. En abril, un grupo de vecinos impidió que Mario Taracena, diputado del Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), ingresara a su casa de la playa.