El trópico guatemalteco se convirtió en un territorio de experimento para el narcotráfico desde hace al menos 3 años. Las pruebas de los productores de drogas son concluyentes: Izabal es un departamento fértil para el cultivo de la hoja de la cocaína, el clima es propicio.

Gerson Alegría, jefe de la Fiscalía Antinarcóticos del Ministerio Público lo afirma:

-Publicidad-

-Publicidad-

“Iniciaron con un experimento y este ya se dio y se dieron cuenta que sí se puede sembrar en este territorio y siguieron a la siguiente etapa: sembrar más extenso”.

En 2019, con el hallazgo de un laboratorio de procesamiento de hojas de cocaína, Enrique Degenhart, exministro de Gobernación dijo que “Guatemala pasó a ser un país de tránsito a un país productor”. No obstante el fiscal Alegría rebate esa afirmación, aunque cree que hay razón para la alarma.

 “Hasta el momento con la cantidad que hemos encontrado y comparado con la cantidad de trasporte de droga, no podemos ser un país productor. Colombia erradica más de 2 mil hectáreas, para la producción de un kilo se necesita una tonelada de hoja de coca y al ver la cantidad que nosotros tenemos, todavía no llegamos a ser productor”.

El fin de semana las fuerzas antinarcóticas del país hallaron en Izabal 12 mil 500 plantas de hoja de esta droga. No es el primer hallazgo, de acuerdo con datos de la Fiscalía entre 2019 y 2020 fueron localizadas grandes extensiones de hoja de coca en Izabal, Petén y Alta Verapaz: a la fecha suman 45 hectáreas de cultivos erradicados, que bien se pueden ejemplificar con 45 campos del estadio de Estadio Mateo Flores.

¿Por qué Izabal?

Mario Mérida, investigador en temas de seguridad, política y defensa; comenta:

Habría que investigar qué variedad de coca es la que se está cultivando o es una nueva variante. Los expertos me dicen que hay como 6 o 7 tipos y, hay muchos injertos que se han hecho para hacerla más productiva y en espacios más pequeños. Yo pienso que como Guatemala no cuenta con hectáreas para cultivar como Colombia, Ecuador y Perú, están haciendo una variación modificada genéticamente que sea altamente rentable aún con cultivos en pequeñas hectáreas.

En 2019 Gobernación remitió al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) el análisis las plantaciones. ConCriterio solicitó información a comunicación social de la entidad, pero respondieron que no disponían de la misma. También se consultó al Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (MAGA) y tampoco tienen estudios.

Clima propicio

El fiscal Antinarcóticos, en tanto, responde:

 “No hemos acercado a países de Sudamérica para tener un estudio con ellos que iniciaron con esta producción, hemos detectado que es muy parecida a la hoja que se da en Perú. Acá se es una altura a nivel del mar donde el clima es cálido y son temperaturas perfectas para el cultivo, contrario a los climas fríos que necesita la amapola”.

Una de las alertas, luego de este experimento acertado de los narcotraficantes, es que se extiendan a otras áreas y ese es un riesgo señala el fiscal:

 “Todas las regiones que tengan el mismo clima donde se dio esta siembra, todo clima similar en el territorio, será una opción”.

El funcionario del MP dice que el cuidado de esta planta es rudimentario y no necesita trato especial. El área donde fueron halladas las plantas es montañosa y poco accesible.