El miércoles 25 de marzo el Congreso de la República aprobó el decreto 12-2020, Ley de Emergencia para proteger a los guatemaltecos de los efectos causados por la pandemia Coronavirus COVID-19. Uno de esos efectos es el hambre y el Gobierno no ha sido capaz de responder en 3 meses.

Los diputados aprobaron Q700 millones para comprar alimentos y distribuir unas 200 mil raciones a los guatemaltecos más necesitados pero la ayuda no fluye. En cambió hay un hallazgo que contrasta: 100 quintales de maíz con gorgojo y 1 mil botellas de aceite vencidas en las bodegas del Fondo de Solidaridad del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES).

Cristian Álvarez, diputado del bloque CREO, presentó la denuncia pública y a la Contraloría General de Cuentas (CGC) expresó:

“Con esta gran necesidad que tienen la población, encontrar solo una libra de maíz y una botellita de aceite pasada es algo que nos decepciona. Vamos a hacer un llamado al director de FODES, una persona así no puede estar a cargo de proyectos de país, sobre todo cuando hay tantas banderas blancas por la necesidad”.

Raúl Romero, titular del MIDES, responsabiliza al gobierno de Jimmy Morales:

Ese maíz estaba desde el gobierno anterior y en enero, cuando se encontró, ya tenía un acta que decía que no era apto para el consumo humano. El procedimiento ahora es administrativo para que haya un descargo ante la Contraloría. En el caso del aceite se está pidiendo a la empresa ver si las puede sustituir, ya que las personas no las pudieron venir a traer.

Los pobres deben esperar

Mientras los alimentos se pierden en las bodegas durante la emergencia y tres meses después de aprobados los fondos para el apoyo a la alimentación, la ejecución de MIDES y Ministerio de Agricultura está en cero.

Luis Fernando Pineda, diputado de la bancada Semilla, quien también fiscaliza estos programas:

“Esto lo único que demuestra es que no hay coordinación interinstitucional para la entrega de alimentos, es necesario que los consuman los que los necesitan y no que se venzan en la bodega y después se tengan que tirar”.

El congresista de Semilla lo había estimado: los alimentos van a llegar hasta julio y todo apunta a que así será, los más necesitados deberán esperar aún:

Tanto el MIDES como el MAGA firmaron ya los convenios con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), pero todavía no se ha empezado a entregar las dotaciones de alimentos. Lo que nos explicaban en el PMA es que ellos debían comprar, verificar calidad, llevarlo a las bodegas. Todo un proceso burocrático que al final ha hecho que no se ejecute.

La compra de alimentos se entregó al PMA para garantizar la transparencia, dijo el Congresista. La dotación será única y para un núcleo de unos 5 integrantes.