Los centros comerciales del país permanecieron cerrados durante 130 días por disposición presidencial para evitar la propagación del Covid-19, pues  son lugares que concentran e incluso aglomeran a personas.

La semana pasada el Gobierno dio luz verde para abrir de nuevo las puertas de estos y otros negocios, pero no todas las personas pueden ingresar: en la fase para reanudar actividades, estos espacios no admiten a personas mayores de 60 años ni a niños menores de 5.

El fin de semana Oakland Mall hizo un recorrido virtual por sus instalaciones y, a través de las redes sociales, respondieron preguntas de cibernautas que siguieron la transmisión:

Juanjo nos pregunta si puede traer a su mamá que tiene 62 años. Una de las gerentes responde-: estamos enfocados en una operación responsable y cumpliendo disposiciones presidenciales, estamos acatando todas las normas y recomendamos a las personas mayores de 60 años que están en grado de vulnerabilidad y las invitamos a usar nuestro servicio de shopping colect.

El Centro Comercial respondió a ConCriterio que solo cumplen con las disposiciones presidenciales.

Luz de María Soto, nutricionista de 69 años, se siente discriminada y afectada en sus derechos. Ella vive sola con su esposo de 65 años, quien tiene limitaciones físicas. Pronto deberá hacer compras y pagos en el banco y su preocupación es que no le permitan entrar en los centros comerciales:

“¿Quién me va hacer mis compras y trámites en el banco? Hay cosas que uno tiene que seguir haciendo y me siento sumamente discriminada. Tengo hijos ya casados, pero no viven cerca de mi casa y no pueden apoyarme siempre. Yo trato salir solo cuando es necesario pero a veces tengo que hacerlo”.

La oficina del Procurador de Derechos Humanos (PDH), mediante un comunicado, recomendó al Ejecutivo revisar las medidas que prohíben a los mayores de 60 años ingresar a mercados, centros comerciales y restaurantes ya que, según el documento, no se escuchó la opinión de estas personas y sus necesidades.

Francis Masek, Secretaria de Comunicación del Gobierno, respondió a través de una nota de voz:

“Las personas mayores se encuentran dentro de la población vulnerable y el impedimento de estas personas en espacios públicos deviene de la necesidad que se cumplan las disposiciones presidenciales que fueron diseñada para preservar la vida. Es necesario que la población comprenda que, a pesar de la reapertura económica, las restricciones deben continuar. La letalidad de personas mayores es alta y, por lo tanto, deben continuar resguardando su vida”

Según los informes del ministerio de Salud, la mortalidad en personas entre  50 y 59 años representan el 7%; mientras que quienes están entre los 60 y 69 años llega incluso a 16%. Y 1 de cada 4 fallecidos por Covid-19 son los mayores de 70 años.

La nutricionista de 69 años entrevistada por ConCriterio cree que lo que debe existir son protocolos especiales para los adultos mayores, ya que remarca que no todos tienen alguien quien les apoye:

Está bien que el Gobierno se preocupe por nosotros por ser grupos vulnerables, pero se nos debe dar una atención especial. Al principio de la pandemia, también estaba esta restricción, después cambió la actitud de los comercios y nos daban prioridad. Yo no hacía filas y me pasaban de inmediato y ahora considero que no es correcto que regresen esas restricciones.

En España en la desescalada el aforo en centros comerciales se limitó  al 40% y se estableció un horario de atención preferente para personas mayores de 65 años.

Otro grupo etario con limitaciones en centros comerciales son los niños menores de 5 años. Esa fue otra pregunta planteada a la gerencia de Okland Mall por usuarios. Antonio indagó cuándo se podrá usar el carrusel: en este caso y, mientras la fase se encuentra en la luz roja del semáforo, las amenidades para pequeños están cerradas.

La mortalidad de 1 año a 39 es de 1% según los últimos datos de salud.