Guatemala, San Pedro Ayampuc y Fraijanes son los municipios del departamento de Guatemala con más criminalidad –entre 50 y 67 muertes violentas por cada 100 mil habitantes–, pero fueron Mixco y San Juan Sacatepéquez las zonas que amanecieron el último viernes bajo Estado de Prevención.

            Mixco está en la novena posición de los 17 municipios del departamento con 33 homicidios por 100 mil habitantes y San Juan Sacatepéquez, es el décimo tercero con 24.3, según el monitoreo de 2019 de Diálogos, observador del fenómeno criminal en Centroamérica.

            Luis Alfredo Zelayandía, General y Comandante de la Segunda Brigada de Policía Militar con sede en San Juan Sacatepéquez, dijo que el Estado de Prevención busca recobrar el orden en aquellos lugares:

Mixco y San Juan Sacatepéquez son municipios con alto índice delincuencial y estamos combatiendo las pandillas ya que han existido asesinatos, extorsiones y secuestros.

Informe elaborado por organización Diálogos

Pero en estos municipios hay algo más que roba la paz a los vecinos, en especial a inquilinos de mercados. Y no son pandilleros: son prestamistas. Neto Bran, el alcalde, lo cuenta:

Lo que está sucediendo es que hay colombianos que se están convirtiendo en la nueva mafia, no solo de Mixco sino en Guatemala, pero en el municipio han torturado, les han quitado sus productos a los comerciantes, “los cachimbean” y luego los matan.

            No todo lo que dice el alcalde es verificable: las fiscalías municipales del Mixco y San Juan Sacatepéquez no registran hasta ahora un homicidio asociados a “los colombianos”; sin embargo, sí hay investigaciones por coacción de parte de estos prestamistas, así lo dijo a este medio Julia Barrera, vocera del Ministerio Público, quien no precisó el número de casos.

            El año pasado  Mixco, según estadísticas policiales, fue el cuarto territorio departamental con más denuncias de extorsión: 190 por 100 mil habitantes; mientras que  San Juan Sacatepéquez se ubicó en el renglón 14 con un índice de 95.3.

Gráfico elaborado por organización Diálogos

            ConCriterio se acercó al mercado Municipal de Mixco. A la vista: un guardaespaldas con el arma en la cintura custodia a una mujer que habla en su celular mientras recorre los locales, no intercambia palabras con los comerciantes, pues está pendiente de su la llamada telefónica y del dinero que le entregan los inquilinos. Es el pago de los préstamos.

            Este reportero abordó a la propietaria de un puesto después de que la cobradora se retiró. Ella pactó un préstamo por Q2 mil:

Las personas tienen miedo porque si no paga uno… y ¿cuánto pagan? Dependiendo de lo que se pida, y ¿por cuánto les financian? De Q1mil a Q3 mil, -si usted pide Q1 mil, les tiene que pagar Q1300 o Q1400, ¿cuánto paga diario? Son Q25 y se paga en 50 o 60 días.

            La vendedora no identifica a la prestamista como colombiana, cree que es trabajadora de ellos. Hasta el momento, dice, no ha tenido inconvenientes, porque es puntual:

Hay quienes sí, porque intimidan a la gente: los amenaza, ellos sí son un poco duros para cobrar. Las personas se quejan, entonces lo que hacen es dejar el mercado, se van huyendo porque de Q2 mil a pagar Q10 mil ya cuesta porque ya solo para eso se trabaja.

Foto: Fabricio Alonzo.

            Continuamos nuestro camino en el mercado para seguir a la cobradora. Ya dejó el teléfono y la abordamos, el guardaespaldas siempre atento, ella se sorprende: no es colombiana y niega trabajar para ellos. Huye a nuestros micrófonos, pero finalmente accede:

Nosotros tenemos 10 años de estar aquí en el mercado y no hemos tenido problema con ninguna persona. ¿Cuánto le cobran de interés? Entre 20 y 15% si las personas se atrasan y la deuda crece porque a veces pasan 06 meses y no pagan ¿y qué hacen en esos casos? Nosotros tenemos paciencia hasta que terminen de pagar, porque tampoco puede venir uno y exigirles, porque tanto se ayudan ellos como nosotros. La mayoría terminan pagando, por lo menos mi capital lo he recuperado.

Dice que es paciente, pero recordemos las palabras de una deudora: ella si es un poco dura para cobrar, los amenaza.

Edwin Pelén es un vecino de Mixco y ante la zozobra opina:

No escucho que los colombianos se dediquen a extorsionar, simplemente hacen un préstamo y la culpa la tiene las personas porque ya no pagan.

En esta plaza hay unos 1 mil puestos, algunos formales y otros en una avenida contigua. José Ruiz, de la Administración del Mercado, expresó que desde hace unos 20 años el mercado se ha sostenido con préstamos, pero la dificultad para recobrar el dinero ha sido la puerta de los males.

Escuche la nota aquí: