Un nuevo proyecto de infraestructura vial se empezará a construir en la carretera Interamericana jurisdicción de San Lucas Sacatepéquez. Se trata de un nuevo paso a desnivel con un costo de Q19.1 millones.

Rubani Granados, directivo de la dirección general de Caminos, dijo que se estima que el nuevo paso puede beneficiar a unos 8 millones de personas que transitan por la ruta Interamericana a la vez que contribuirá con agilizar el tránsito hacia Mixco.

Se han identificado problemas de viabilidad en San Lucas, lo que provoca el congestionamiento son todos los retornos que existen y con este proyecto estaríamos eliminándolos.

La obra fue adjudicada a la empresa Grupo Muratori S.A. por Q19.1 millones, la corporación ha tendido contratos con el Estado desde 2005 por Q150 millones, entre sus últimos proyectos adjudicados está la reparación del puente Belice por Q44.5 millones.

El nuevo paso a desnivel será un complemento al Libramiento de Chimaltenango, un proyecto de construcción bajo investigación por fallas en su edificación.

Estuardo Campos, jefe de la Fiscalía Contra la Corrupción, dijo que las investigaciones están avanzadas y que pronto se tendrán resultados:

Pudimos observar, desprendimientos de tierra, derrumbes y se apreció grietas y fallas que fueron observadas por los expertos. Evidentemente, se advierten falencias y deficiencias en la etapa de planificación de la construcción y estos es parte de análisis para determinar la viabilidad de accionar penalmente contra determinadas personas.

El próximo 15 diciembre la Contraloría General entregará al MP los informes especiales de auditoría, los cuales incluyen aspectos financieros y de infraestructura.

Ovidio Elías, exdirector de la Unidad de Conservación Vial (Covial), expone que los males de un proyecto de construcción se vinculan con la buena o mala planificación, la decisiones políticas o económicas y también las climáticas.

Todo esto es sistémico: desde una mala planificación hasta una mala ejecución y cuando se pone a funcionar el proyecto aflora todo lo malo. Un aspecto que no tomaron en cuenta fue que en Chimaltenango llueve mucho, en este departamento una parte del drenaje va al océano Atlántico y otra al Pacífico y son terrenos no cohesivos. Es decir que no se estabilizan fácilmente, entonces si los cortes son muy verticales eso se iba caer. El que no aprende de un proyecto a otro está “fregado”: tienen que considerar qué tipo de suelo, cuando de pendiente a cuánto van a diseñar.

El distribuidor vial se espera esté finalizado en un año, paralelamente camina la investigación por la construcción Libramiento de Chimaltenango