Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Tiene 25 años y los fiscales lo señalan como integrante de la pandilla 18. Su especialidad, según las investigaciones: coordinar extorsiones a grandes empresas del país. Su nombre es Melcin Gabriel de León, originario de Retalhuleu, y a quien los investigadores atribuyen operaciones de alto alcance: antes de ser capturado, hace 2 meses, movilizaba junto con sus cómplices, desde la ciudad capital hasta la costa sur del país donde extorsionó  a las más grandes empresas del país. Así lo cuenta, Édgar Morales, fiscal de Unidad contra el Delito de Extorsión:

De León es  “hommie brincado”, de la clica “solo para locos” quien ha tenido su punto de operaciones en la zona 12 de Guatemala y Villa Nueva. Además tenía células en zona 21, en Mazatenango, Retalhuleu y Quetzaltenango, en donde realizaban la mayor parte de ilícitos.

El joven pandillero quién en el pecho lleva tatuado el número 18 correspondiente a su barrio, además de las iniciales de su clica: “Solo para Locos” es acusado de ser el cerebro detrás de las extorsiones a empresas locales que representan transnacionales de bebidas gaseosas, compañías dedicadas a la producción de agua pura embotellada, además de una camaronera de Retalhuleu. Y según el fiscal sus cobros se calculaban en cifras de 5 dígitos:

Él exigía pagos de extorsión con cuotas de entrada que rondaban entre US$20 mil dólares, Q75 mil, Q40 mil.

Hábil para extorsionar

El fiscal explica que durante 2 meses siguió al ahora acusado y a quien luego de 100 allanamientos logró capturar: los movimientos de familiares y amigos fueron las líneas que se siguieron para arrestarlo.

A sus 25 años, según las investigaciones, De León  demostró habilidades para los negocios de extorsión y así se ganó el ascenso dice el fiscal Morales:

Para poder ascender dentro de la organización, es a través de mérito. En el pasado contaba la cantidad de muertos que realizaban para subir de rango, en la actualidad ya no es necesario matar a más de 18 personas como se acostumbraba, ahora basta con que la persona sea sanguinaria y la saña con que pueda hacer un asesinato “a un paro pueden ascenderlo a chequeo solo por haber desmembrado a una persona”.

Kane Matheu, analista y perfilador criminal, describe algunos aspectos que considera pudieron darle méritos al pandillero con los líderes del barrio 18:

Puede depender de qué tan “bueno” fue, qué tanto coraje demostró: matar a alguien cercano o a algún vecino y no titubeó y eso hizo que se ganara la confianza de “la rueda” –los líderes- es un proceso por confianza y hechos. Puede ser muy de cuello y amiguismo también y si te ven “pollón y con hambre” te van abriendo paso.

Operaciones sofisticadas

El perfilador criminal agrega que la forma en la que operan este tipo de estructuras criminales es incluso más planificada que una empresa o gobierno y es posible que De Léon demostrara esa facilidad de coordinación:

Tienen un sistema de comunicación muy complejo, tienen roles, tienen territorios, personas especializadas en: reclutamiento, búsqueda de armas y drogas; una logística que el Estado incluso podría aprender mucho en cuanto a movilizar personas.

En el caso de De Léon, según el expediente judicial, podía coordinar extorsiones directas sin recibir órdenes desde las cárceles,  donde se encuentra  la cúpula criminal. Aunque estaba sujeto a la jerarquía: debía reportar los movimientos, él tenía la oportunidad de realizar cobros propios. Y de ahí que una misma empresa puede ser extorsionada hasta 5 veces por la misma pandilla, pues dentro de la organización criminal todos quieren su propia extorsión.