El sábado 21 de noviembre en un acto cuestionable por muchos, fue quemada parte de la sede del Congreso de la República: ¿quién puso fuego ahí? es algo que la justicia deberá determinar. Lo cierto es que hay un descontento social con la clase gobernante. La ciudadanía salió a demandar el fin de semana la reconducción del Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Hubo represión como respuesta.

Ayer durante la penúltima sesión plenaria, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) propuso destituir al ministro de Gobernación, pero el oficialismo y sus aliados lo protegieron.

En Congreso queda la percepción de que el mensaje de las plazas no ha permeado, por lo menos así lo perciben diputados opositores al oficialismo y sus aliados. Walter Felix, congresistas de URGN, comenta:

Parecieran que no miran y no oyen, que a lo que conduce esta forma de ejercer el poder es a la confrontación. Los pueblos no se van a quedar callados, en todo caso este sistema tiene dos pilares: uno es la corrupción y otro la represión y siempre echan mano de los dos para poder sobrevivir y si siguen empecinados en ese tipo de prácticas, la gente va a seguir manifestando. Ahora que reflexionen, a algunos les doy el beneficio de la duda si salen del círculo de control de los dueños de los partidos.

El lunes por primera vez, después de las manifestaciones del fin de semana los jefes de bloque se reunieron y Juan Carlos Rivera, jefe de Victoria, notó fue soberbia: cree que no hay arrepentimiento.

“Hay soberbia y arrogancia y si revisa las palabras de Boris España -diputado de TODOS- que ha apoyado al oficialismo, la forma en que se expresa de las familias que manifestaron no es la más adecuado y creo que lo que están es pendientes de qué va a hacer la población”

Rivera se refiere a estas palabras, que España, emitió el martes:

“Cuando veo las caras que han manifestado, casi que son las mismas que manifestaron con el presidente anterior y con anterior también (…) quienes crean que están ganando una guerra, manifestando lo que le estamos haciendo es daño para la democracia del país”.

 

 

Rodolfo Neutze, jefe de bloque de CREO y único diputado de este bloque que se opuso a la aprobación del presupuesto dice:

“Yo espero que los diputados puedan recapacitar”

La única forma de hacer cambiar al oficialismo, cree el diputado de Victoria, es la presión ciudadana:

Necesitamos la ayuda el pueblo de Guatemala con las manifestaciones porque los oficialistas siempre hacen su voluntad.

Pero las protestas del fin de semana no se fueron al vacío. Aunque hay resistencia de la mayoría, en la sesión plenaria de ayer hubo pronunciamientos de arrepentimiento.

Uno de estos fue de Cristian Álvarez, diputado de CREO, quien votó a favor del presupuesto y endeudamiento. Ayer pidió derogar también los préstamos por Q4 millardos.

“Hoy el pueblo habló, nos regañó y dijo claramente: diputados no queremos más deuda”. 

Mientras tanto: oficialistas y aliados siguieron con el discurso de terrorismo en la protesta. Patricia Sandoval, diputada de Vamos:

Que este honorable Congreso puede crear una Comisión con una sola misión: saber qué terrorista y qué delincuente destruyó la casa del pueblo.

Y Manuel Conde, del PAN hizo eco:

No he oído una sola voz de condena a las acciones terroristas contra la sede del Congreso, nunca se había visto violentado y había terminado en llamas.

La penúltima sesión ordinaria de los diputados se llevó a cabo ayer en la gran sala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias la puesta en escena incluyó: abucheos, gritos y acusaciones de terrorismo a las manifestaciones del fin de semana.