Los siete meses de confinamiento por la pandemia del Covid-19 empiezan a pasar la factura a quienes trabajaron o aprendieron desde casa. Las extensas jornadas frente a las pantallas de un celular o una computadora dejaron sus efectos: hay daño en la visión.

Un estudio de iLB Media, consultora y analítica digital, reportó recientemente que entre los ocho productos más vendidos durante la cuarentena se encuentran los anteojos, después de aparatos electrónicos, prendas de vestir y de cuidado personal.

-Publicidad-

-Publicidad-

El dato es revelador: ¿por qué se compraron más anteojos en estos meses? Los médicos tienen la respuesta.

Mario Arturo de León Regil, director de la división médica del hospital Rodolfo Robles, del Benemérito Comité Prociegos y Sordos de Guatemala:

El hecho el que trabajemos frente a una pantalla o teléfono eso produce cansancio ocular y ocasiona que se altere función de la lágrima. Todas estas situaciones presentan una disminución de la visión, pero fisiológica y no anatómica.

 

 

Esto significa que en este punto hay correctivos que pueden disminuir esas molestias:

Lo primeo que hay que hacer, si va estar una hora trabajando frente a la computadora: cerrar los ojos, parpadear porque cuando uno presta tanta atención a la pantalla lo que hace es una disminución de 20 a 6 parpadeos por minuto y esto provoca que la función de la lagrima tenga insuficiencia de agua y por lo tanto hay: cansancio ocular, irritación, pesadez en los parpados, dolor de cabeza.

El médico recomienda las lágrimas naturales o lubricantes para aliviar estos efectos:

Ya que la lágrima se nutre por cierto tipo de glándulas. Hay algunas que producen secreciones aceitosas y otras aguas y unidas producen acción óptica buena.

No obstante, se requiere una evaluación oftalmológica si las molestias persisten.

 

Más consultas: 

Alfredo Duarte, optometrista de la óptica Londres en la zona 1, confirma que durante los meses de pandemia recibió más pacientes:

Se presentaban porque tenían lagrimeo e irritación como consecuencia de la exposición a los dispositivos digitales. Cierto porcentaje sí tiene la necesidad de usar graduación, pero se presentaron otros que no tenían problema visual, pero era molestia por el uso de los aparatos tecnológicos. A la mayoría de personas lo que le afectó fue una conjuntivitis de tipo alérgico por la radiación de los aparatos.

En esta clínica han recomendado a los pacientes lentes especiales:

Existen lentes que traen capas o filtros de protección para repeler o bloquear las ondas de luz, especialmente la luz azul de los dispositivos o aquellas a quienes les afecta la luz ultravioleta, entonces la solución es usar un lente con filtro.

Estos filtros pueden aplicarse a los anteojos que ya posee, pero se recomienda que la implementación sea a lentes nuevos.