Guatemala, que en agosto se convirtió en “tercer país seguro” luego de la firma de un acuerdo migratorio con Estados Unidos, empieza a poblarse de solicitantes de asilo: en un mes, 24 salvadoreños y hondureños llegaron a nuestro territorio como parte del convenio entre ambas naciones. Y hoy se espera la llega de 16 ciudadanos más de esos países.

La llegada de los centroamericanos no ha sido la que quizás ellos creyeron: han sido engañados y desamparados en Guatemala, expresa, Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante, institución que junto con el Refugio de la Niñez han debido salir extenderle la mano estos migrantes.

EE.UU no está haciendo el procedimiento adecuado diciéndoles a dónde los lleva. Es una ironía: personas que han pasado por la Casa del Migrante y ahora regresan aquí, es cuando se dan cuenta que están siendo engañados por las autoridades cuando les dicen que los llevan a un “tercer país seguro”. El gobierno de los Estados Unidos solo quiere lavarse las manos con los migrantes -como Poncio Pilato- porque no les está brindando el apoyo necesario para que puedan reiniciar su vida.

El sacerdote señala que no existe ningún acuerdo entres estas instituciones y el gobierno para atender a los retornados y agrega que la razón por la que son transferidos a estos espacios es porque las autoridades no cuentan con el acondicionamiento de instalaciones para atenderlos.

Leonel Dubón, director del Refugio de la Niñez, informó que el apoyo de las autoridades se ha limitado a trasladar a los migrantes, de la Fuerza Áerea a sus oficina:

La participación del Estado ha venido de menos a más, la semana pasada la Secretaría de Obras Sociales, ya trasladó a los centroamericanos a las oficinas del Refugio, ¿pero al final son ustedes las que los están asistiendo con: alimentación, hospedaje y asistencia legal? Es correcto y es que de momento ninguna de las instituciones conocemos el alcance de los acuerdos firmados y nosotros estamos actuando con recursos de las organizaciones. Creo que hay vacíos enormes en cuando a la información, en donde se especifica los compromisos de cada uno de los países. Y esto se complica por el tipo de población que está llegando: cuando salió la primera información dijeron que solo iban a llegar hombres en los primeros tres meses, después mujeres y luego núcleos familiares, pero en un mes ya ha venido de todo.

Con el arribo de hoy suman 40 salvadoreños y hondureños los que han ingresado al país y llegan en condiciones precarias:

Muchos llegan en sandalias, en pants, no traen dinero ni siguiera para la alimentación del día y si no existieran las instituciones que están dando respuesta humanitaria, las personas serían abandonadas a su suerte.

De momento solo 2 migrantes iniciaron el proceso para solicitar asilo en EE.UU.; los otros optaron por el retorno voluntario del cual se encarga la Organización Internacional del Migrante (OIM).

Para esta nota se pidió las respuestas del Instituto de Migración; la presidencia a través de Alfredo Brito, Secretario de Comunicación Social pero no las hubo; el Ministerio de Gobernación a través de su oficina de comunicación dijo que “es una decisión personal solicitar protección o retornar a su país”, pero no respondió sobre la desprotección del gobierno.