Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El robo y el hurto se encuentran entre los 10 delitos que más se comenten en Guatemala, según las estadísticas del Ministerio Público (MP).

El robo de teléfonos es de todos los días, todas las horas y todas las esquinas. Como el caso de Naomi Siliézar, una estudiante universitaria:

“Estaba esperando que el semáforo cambiara a verde en la zona 4, cuando ¡plon plon plon!  el corazón se me fue. Volteo a ver, un motorista en la ventana del lado derecho y otro del lado izquierdo, el de mi derecha con una pistola me pidió el teléfono y con palabras soeces me decía que me apurara… le entregué el celular.  Fueron los 2 minutos más angustiantes de mi vida”.

Este año ha sido robados en Guatemala 18 mil 400 aparatos telefónicos y la suma acumulada de 10 años es de 250 mil celulares que los delincuentes despojaron a sus dueños.

La delincuencia opera de mucha formas, no les importa cómo cuando se trata de causar daño al patrimonio de los guatemaltecos. Otro delito, que aunque no mediático, está latente:

Son muy frecuentes, no son tan vistos porque no hay violencia física. Cuando uno llega sus casas, no encuentra nada y qué se puede hacer.

Ese es el relato de Sergio San José, de 37 años, profesional de las comunicaciones. Como todos los días salió temprano de su casa en el condominio Fuentes del Valle 3, San Miguel Petapa. Cuando regresó quedó consternado:

“Al regresar como a eso de la cinco de la tarde, me doy cuenta que la puerta estaba forzada. Entré y me di cuenta que las cosas no estaban en su lugar. Ya no estaba la televisión, el equipo de sonido y la estufa estaba a la mitad de la sala. Cuando entré al cuarto encontré todo tirado, se llevaron todos mis relojes, varios pares de zapatos, mi laptop y una cámara”

Los ladrones entraron en su casa en 2013 y nunca recibió una respuesta a su denuncia. Esa es su queja:

Dejé mi número, mi correo electrónico y desde esa fecha nunca tuve noticias del MP de que se haya hecho algo por capturar a la banda de asaltantes.

Luis Arturo Archila, jefe de la Fiscalía Metropolitana del MP, afirma que es un delito frecuente en el país y en 2018 fueron denunciados 209 casos.

 Este año se detectó a una banda a la que se le denominó “Casa Sola”. Tuvimos éxito en capturar a varios miembros de esta estructura. Se dificulta establecer con claridad a los partícipes, pero le estamos poniendo atención”.

La chica a quien robaron su celular también quedó sorprendida por el procedimiento en el MP cuando denunció el robo:

“En realidad uno no espera recuperar el aparato; sin embargo, me sorprendió que, cuando puse la denuncia en el MP, en la ventanilla me dijeron que quedaba desestimada por falta de pruebas y que solo me daban copia para trámite con la compañía telefónica. ¡Entonces de qué sirve!”.

A eso responde el jefe de la Fiscalía Metropolitana:

El tema de celulares se aborda como investigación criminal estratégica; si ella me dice el lugar exacto donde ocurrió, se acumulan los casos que ocurrieron allí -desestimo el caso único- pero si ocurrieron 10 asaltos, veo si puedo sacar información para ver quienes pueden estar detrás de esos robos en esa área.

El Código Penal establece penas de 6 años de prisión en caso de hurto y de 3 a 12 años por robo. Y de 6 a 15 años para quienes roben celulares. Estás son fechas de repunte de estos delitos, por lo que la Policía Nacional Civil suspende descansos a los agentes para concentrar a toda la fuerza policial.