Patzún y sus 60 mil habitantes quedaron en confinamiento total derivado de que en ese municipio de Chimaltenango, a 47 kilómetros de la capital, fue localizado el primer caso comunitario de Covid-19.

En su primer día de cuarentena dos hechos quedaron en evidencia:

  • Los controles sanitarios no son como lo esperaban.
  • Hay necesidad de recoger la cosecha de arveja o se perderá.

Los agricultores tenían el permiso del alcalde para salir a cortar el producto este lunes; sin embargo, los cordones de seguridad del Gobierno central no permitieron que los vecinos llegaran a las comunidades donde están las plantaciones y no les quedó otra que romper las reglas, pues para ellos la cosecha el lo primordial.

José María Tay, un hombre de 56 años y productor de arveja y bróccoli desde hace 30, cuenta su maniobra:

 “No nos dejaron, pero como las empresas demandan el producto entonces, jugamos la vuelta y salimos en otro camino y fuimos a cortar un poco, el problema fue que no terminamos de cortar. Yo solo como tres quintales logré, pero tenemos que terminar porque el producto en 8 días se arruina”

El agricultor tiene 5 cuerdas de arveja y 4 de brócoli. Este lunes debió burlar los cordones de seguridad pues la seguridad que no conoce el área creyó que iban a salir de Patzún, pero las tierras están dentro del municipio.

Nos costó tuvimos que caminar como 4 kilómetros para ir cortar, pero gracias a Dios que lo que logré cortar ya lo vendí -3quintales-

Emprendedor con deuda

Mario Tzirin es un muchacho de 23 años, es el mayor de 11 hermanos, su familia también se dedica a las plantaciones de arveja y brócoli, pero el año pasado decidió cambiar producto: pepino, pepinillo y tomate manzano. Esta es su particular historia:

Me tiré a ese negocio, pedí un financiamiento de Q200 mil a finales de 2019 y la primera semana de este año me entregaron un invernadero de 2 mil metros, todo salió bien y empezamos a sembrar y esta semana fue mi primer corte de cosecha de pepino y pepinillo y era mucha emoción para mí; pero temprano ayer mandaron un mensaje que todo el producto proveniente de Patzún iba a ser rechazado y no le dieron ninguna solución.

A finales de octubre tiene que pagar su primera cuota del préstamo por Q70 mil.

Prácticamente a los patzuneros nos dejaron un sello delante de toda la nación porque todos preguntan qué está pasando aquí.

Ante la preocupación de perder el producto y no poder obtener los fondos para pagarle al banco, el joven pidió apoyo a los medios de comunicación locales para que anunciaran que no pudo vender fuera del municipio el pepino y las personas reaccionaron:

No llevaba ni un minuto la publicación en las redes y yo ya no me daba abasto con las llamadas y no me alcanzó al producto hoy.

Su primera cosecha era de 8 cajas de pepinillos y 3 cajas de pepino.

Falta de controles 

Los vecinos, aunque creen que la situación ha cambiado, no perciben que las autoridades salubristas hagan los controles sanitarios como lo esperaban.

El joven agricultor comenta que como él, hubo personas con necesidad de salir:

A las personas que se les ve en las calles sin mascarilla se les llama la atención, la patrulla anda rondando por todos lados y por alta voz decía: personas por favor utilicen la mascarilla, esto no es un juego. 

Mónica Ajquejay, maestra del municipio, dijo que tampoco acudió a su casa el personal de salud, sin embargo, se hizo un anuncio:

Nos han pedido a los vecinos que desinfectemos las calles con cloro o detergente y a las 8 de la mañana van a empezar a verificar que estén limpias y yo no sé si ellos ya tomaron en cuenta que no contamos con los equipos necesarios.

En cadena nacional del presidente Alejandro Giammattei dijo que sí hay controles sanitarios, que el lunes se inició a tomar la temperatura de casa en casa y que se hicieron 19 test, de los cuales 3 dieron positivos, por lo cual el número de casos en el país aumentó a 74; 54 activos, 3 fallecidos y 17 recuperados.