Uno de los efectos del nuevo coronavirus es que la población en general se ha vuelto susceptible la enfermedad. De esta, hay sectores más vulnerables que otros: los privados de libertad, personas en condición de calle, con enfermedades inmunosupresoras, discapacitadas, así como las mujeres trans.

Las personas discapacitadas son vulnerables al coronavirus

En una entrevista a Radio ConCriterio, Silvia Quan, del Colectivo Vida Independiente de Guatemala, habló sobre qué factores ponen en riesgo a quienes viven con una discapacidad.

Ser considerados “población vulnerable” no es algo nuevo para este sector de la población. En muchos aspectos, hay cosas que no son accesibles para estos ciudadanos, desde como entrar a un edificio hasta tener acceso a servicios de salud.

Según Quan, muchas personas con discapacidad sobreviven con trabajo informal y las disposiciones en el Estado de Calamidad limita sus ingresos. Esto los pone en riesgo de llegar a la pobreza extrema, donde el acceso a la higiene es difícil.

Otro obstáculo es que ciertas formas de discapacidad requieren de apoyo de alguien más, lo que se vuelve un factor agravante pues no se puede practicar el distanciamiento. El confinamiento también se vuelve en un arma de dos filos. Al estar todos los miembros del hogar en casa las tensiones y malos tratos pueden empeorar, trayendo casos de violencia y abusos.

A pesar de que algunas personas de la tercera edad no presentan discapacidades, otras sí debido a su edad. Culturalmente, se les relega pues ya no contribuyen económicamente, requiriendo de tiempo y cuidados especiales.

Para Quan, la solución es cambiar la escala de valores. Respetar a quienes tienen discapacidades dándoles accesibilidad en todos los ámbitos. Si alguien requiere ayuda extra esto no le resta valor humano y se merece un espacio en la sociedad.

¿Por qué las mujeres trans son más vulnerables al Covid-19?

Sobre este tema, Stacy Velázquez de la Organización Trans Reinas de la Noche, OTRANS, platicó con Radio ConCriterio de los motivos que hacen a esta comunidad más indefensa ante la pandemia mundial.

Velázquez explica que una persona trans se desprende de una construcción social de lo que es el género. No se identifican con el género que se les asignó al nacer y es algo de lo que están conscientes desde la infancia.

En el caso de las mujeres trans en Guatemala, 76% de ellas son trabajadoras sexuales, donde el distanciamiento social es nulo. También se desempeñan como trabajadoras de maquila, en bananeras o laboran de forma independiente. En el caso de quienes son trabajadoras sexuales, algunas se enfrentan con el desalojo de vecinos o arrestos por ejercer su profesión debido a cambios de horario para no violar el toque de queda. Esto las lleva a tener menos ingresos.

El mayor problema no es si están más expuestas o no, remarca Velázquez, sino por el rechazo que recibe la comunidad trans en el país, donde algunas instituciones desprotegen los derechos de las personas trans. Esto se traduce a que no reciben servicios médicos y de salud, violencia machista en las calles y aislamiento por su familia o comunidad.

OTRANS trabaja para apoyar a las mujeres trans que están en situaciones de extrema pobreza. Con ayuda del Fondo de las Naciones Unidas han logrado repartir 250 kits de higiene personal. Tienen también habilitado el programa COVIDA, que brinda atención médica y psicológica vía telefónica y en línea para personas trans que lo requieran.

Se estima que en el país existen entre 4,700 a 15,000 mujeres trans, distribuídas principalmente en los departamentos de Guatemala, San Marcos, Izabal, Baja Verapaz, así como en Mixco y Villa Nueva, donde reside una gran mayoría. De esta población no se sabe cuántas han contraído Covid-19 pues no tienen acceso a documentos personales que las identifique como mujeres trans.

En el caso de los hombres trans, la situación es diferente, argumenta Velázquez. Muchos de ellos son profesionales, en algunos casos, sobreviven como cuida carros en zona 1. Sobre ellos hay menos información pero se está trabajando para recolectarla por medio de Transformación, un colectivo de hombres trans.

La razón de esta diferencia reside en como se percibe la feminidad y la masculinidad en la sociedad, dice Vázquez, la primera se ve como débil y la segunda es celebrada.

Las mujeres trans incluso son más vulnerables a agresiones. En los últimos 5 años se reportaron 50 homicidios de mujeres trans y sus intentos por reclamar sus derechos son detenidos por organizaciones religiosas. Para no encontrarse en estas situaciones vulnerables es necesario que se les reconozcan sus derechos inherentes como individuos, dándoles un espacio en la sociedad sin perder sus libertades personales.

Escucha más de este tema en esta edición de Radio ConCriterio.