La propuesta de presupuesto de ingresos y egresos del Estado 2021 inició ya la estrecha ruta para su aprobación en el Congreso de la República: el apoyo de antiguos aliados del oficialismo como TODOS, Unionistas, Humanistas y FCN-Nación se tambalea: no todos los diputados están dispuestos a dar su voto así por así. Sus intereses están de por medio y los apoyos aún no están claros. La obra gris parece ser el punto de inflexión.

El proyecto de inmediato levantó cuestionamientos. El Ejecutivo pretende que los diputados aprueben Q99.7 millardos. Así lo justificó Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas:

 “Necesitamos un presupuesto bastante más agresivo”

El proyecto contempla Q4.6 millardos para reactivación económica y ahí el Ejecutivo encuentra oposición, no solo de sus aliados del pasado, sino de habituales opositores.

Samuel Pérez, diputado de Semilla:

Es un presupuesto que no prioriza lo prioritario, tiene problemas de financiamiento: está enfocado en la reactivación como que la crisis económica terminara con el año fiscal. Uno podría tomar la decisión de priorizar los privilegios o a las personas y claramente hay prioridad a privilegios, ya que todo está enfocado a carreteras cuando es el rubro que más denuncias presenta porque hay un problema de diseño y le quita todos los recursos en temas sociales al ministerio de Desarrollo.

Al evaluar los datos, estos muestran que el Ministerio de Comunicaciones aumentaría de Q6,7 millardos en 2020 a Q10,2 millardos en 2021. Mientras que Desarrollo Social de Q7,5 millardos en 2020 se reducen a Q1,8 millardos.

 

 

El jueves fue la primera reunión de la Comisión de Finanzas para evaluar la propuesta. El diputado de Semilla:

Creo que el presupuesto va evidenciar que el presidente Giammattei decidió construir a sus aliados políticos a través de otorgar proyectos, porque no es a través de una agenda política, sino dar obras a algunos distritos y diputado.

El Congresista hace referencia a la Bancada TODOS:

Ellos hasta que no les devuelvan los proyectos prometidos y que no les cumplieron -es la lectura que tenemos de lo que pasó- no van aprobar el presupuesto. Lo que escuchamos es de algunos proyectos en Huhuetenango y proyectos de los Consejos de Desarrollo.

Esta es una de las bancadas dividas, Felipe Alejos y Armando Ubico tienen congelado el apoyo al oficialismo.

Cornelio García, jefe de bloque de TODOS, rechaza que el distanciamiento del oficialismo por falta de cumplimiento en entrega de obras. No obstante, refiere que la propuesta debe ajustarse y señala el tema de los proyectos de infraestructura:

No hay que castigar solo a un sector -corrige: ni castigar. Se está incrementando en infraestructura, pero es algo que no refleja el desarrollo de los municipios del país; entonces consideramos que también se debe invertir el interior del país. Si hablamos de reactivación económica, debemos de hablar de todo el país no solo de un sector.

El titular de la cartera del Tesoro justifica que es un buen momento para captar inversión en el país.

Hay un tema importante: tener un 20% de inversión nos ubica entre los países que pueden crecer arriba del 6% todos los años, generalmente hemos tenido 15 o 16%, lo cual es sumamente valioso. No es lo mismo endeudarse para la canasta navideña de las empresas, que en infraestructura.

El Congreso tiene hasta el 30 de noviembre para aprobar el presupuesto y necesita 107 votos para pasarlo de urgencia, los cuales no los reúne el oficialismo, según congresistas. No obstante, sí logra los 81 requeridos para su aprobación por debates. La elección de magistrados del TSE y la prórroga del Estado de Calamidad mostraron que el oficialismo debió hacer esfuerzos para conseguir los votos necesarios.

Ayer la comisión de Finanzas aprobó el cronograma antes de emitir dictamen: escucharán a todos los representantes de ministerios y posteriormente al resto de instituciones.