Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Los intereses del país están en manos del Congreso de la República. Los congresistas tienen sobre la mesa de discusión el presupuesto 2020, el cual está un paso de aprobarse, improbarse o modificarse. El último paso es el tercer debate y lectura por artículos.

Hay algunos puntos que preocupan a bloques y por los cuales demandan modificaciones previo al voto final: hay reducciones presupuestarias a la Policía Nacional Civil (PNC), que podrían “atentar contra la seguridad ciudadana”.

En cifras, las reducciones según un análisis de la bancada Encuentro por Guatemala son:

  • 42% menos para la Academia de la PNC.
  • 48% menos a la lucha contra el narcotráfico
  • 47% menos para el abastecimiento de combustible de autopatrullas
  • También se disminuye la asignación en infraestructura.

Rony Espinoza, exdirector general de operaciones de la PNC, además añade que la asignación para la lucha conta las extorsiones, también es preocupante si se considera la incidencia criminal de este delito:

La planificación no está bien orientada:

  • Lucha contra la extorsión que solo tienen una asignación de Q500 mil cuando es un tema fundamental para la paz ciudadana.
  • La incidencia criminal por homicidios proviene de pandilla, entonces esto es fundamental y quisiera pensar que es una mala organización y no orientado a debilitar la lucha contra las pandillas, homicidios y extorsiones.
  • Además, en las Dirección General de Estudios -academia- ha habido un recorte al presupuesto y este año no hubo ninguna graduación de agentes, de lo contrario sería un mal mensaje.

El Ministerio de Gobernación contempla dentro del proyecto de presupuesto una asignación de Q5.3 millardos, de los cuales Q3.9 están destinados a los servicios de seguridad ciudadana y su patrimonio.

Retroceso

Carmen Rosa de León Escribano, integrante del desaparecido Consejo Asesor de Seguridad, considera preocupantes las decisiones de asignación de recursos, puesto que señala la institución ha fortalecido la percepción ciudadana y la disminución en los ingresos económicos en temas clave puede significar un retroceso:

Es una atentado a la seguridad ciudadana y ojala los diputados peleen por la población porque eso es disminuir las capacidades de un cuerpo en el que se ha invertido 20 años, con cooperación internacional y de otras instancias y que por alguna razón le han apostado a la PNC. Lo que hay es intencionalidad de seguir en el proceso de limitar a la PNC y desprofesionalizarla. Lamentablemente ha sido parte de la estrategia del nuevo gabinete en seguridad y entonces en lugar de dejar una policía fortalecida, con presupuesto y capacidad de acción, lo que dejan es una institución debilitada. Esto ya está afectando a nivel de seguridad ciudadana y puede afectar más en el futuro.

El exdirector de PNC considera que el gobierno electo deberá jugar un papel fundamental previo o después de la aprobación del presupuesto para buscar modificaciones o ampliaciones presupuestarias a la institución:

El presidente electo deberá lograr articular esfuerzos políticos para que se den las modificaciones para reorientar lo que está mal en la asignación presupuestaria, porque esto es una prioridad: si no hay seguridad no hay paz, si no hay paz no hay inversión ni fuentes de empleo ni nuevas inversiones.

Los diputados aún están en tiempo para realizar las modificaciones correspondientes, el último paso legislativo es la tercera lectura y aprobación por artículos en el cual se pueden presentar las enmiendas correspondientes.