El 11 de agosto 2019, Alejandro Giammattei se convirtió en el presidente de Guatemala con el voto de 1.9 millones de guatemaltecos. Mientras que la gran perdedora fue Sandra Torres quien quedó atrás por medio millón de sufragios. La cuarta participación, desde 2007, en un proceso electoral le dio el triunfo a Giammattei.

Antiguo candidato, promesas recicladas. Educación, Salud y Nutrición son cruciales en el país y esas eran las promesas de Giammattei. Su primer año está marcado por tres fenómenos naturales que lo superaron: la pandemia del Covid-19 y las dos tormentas en noviembre. Los expertos consideran que las emergencias provocaron el descuido de los temas de relevancia nacional.

El 24 de junio de 2019, tras pasar a la segunda vuelta, Giammattei tomó las redes sociales y los espacios en radio y televisión para anunciar 40 compromisos a cumplir en los primeros días de su gobierno:

 “¡Buenos días!, compromiso 10 de 40: vamos a reformar nuestro sistema de salud, vamos a atender desde el centro y puesto de salud todos los programas de medicina preventiva, de manera que el sistema deplorable de salud se convierta en algo positivo que atienda a nuestra gente como debe ser”.

Zulma Calderón, Defensora de la Salud de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos:

“Yo creo que retrocedimos y eso todavía se hará evidente con algunos indicadores importantes, por el tema de la cobertura de la vacuna -no la de Covid-19 sino de las otras que en julio apenas íbamos con 38% de cobertura y con desnutrición presentaban aumento y eso anunciaba un retroceso”.

 

 

El país solo cuenta con 1 mil 165 centros de atención primaria en salud que adversan con una necesidad de 5 mil.

¡Buenos días! Combatir la desnutrición va ser programa fundamental de nuestro gobierno, no solo con la atención de los programas de los mil días, sino dando desayuno en las escuelas preprimaria y primaria (…)”

Un desayuno no es un programa contra la desnutrición y los programas de combate a la enfermedad están olvidados, señala Jorge Pernillo, coordinador de la Escuela de Nutrición de la Universidad Panamericana de Guatemala y miembro del Observatorio de Derecho a la Alimentación. El plan que contempla temas de nutrición tiene una asignación de Q1 millardo, pero han sufrido recortes apunta Pernillo:

A principio redujeron a Q132 millones, por ejemplo: Panzós en el 2018 fue donde hubo más muertes por desnutrición aguda, sin embargo, tiene cero de presupuesto para monitoreo de crecimiento y cero para tratamiento y diagnóstico de desnutrición aguda. Pueden decir que hay un presupuesto de Q1 millardo, pero lo que llega a las áreas de salud o no llega o no llega o es para el problema que tenemos.

El Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional reporta en su portal reporta un incremento de 80% en casos desnutrición aguda durante 2020 respecto de 2019. La desnutrición crónica tiene una prevalencia de 46%.

En Educación, una reforma educativa fue la promesa. No obstante, 2020 fue el año con mayores retrocesos, las mismas autoridades reportan que las destrezas en matemáticas y lenguaje cayeron entre 20 y 60%. Alberto Sánchez, diputado de Semilla, integrante de la Comisión Legislativa de Educación:

Vemos que no existió nunca una intención de reformar el sistema educativo que todos los gobiernos proponen: se llenan de discursos que educación es la columna vertebral y que a través de educación se puede desarrollar, pero no se ve voluntad.

 

En esta materia la prioridad fue el seguro escolar: en el primer año se pagaron Q90 millones al Crédito Hipotecario Nacional (CNH) y los diputados cuestionan la efectividad.

“Combatir la maldita y asquerosa corrupción será una prioridad” Giammattei.

La promesa 6 del presidente es cuestionable. Eddy Cux, abogado de Acción Ciudadana, organización de fiscalización comenta:

“El gobierno del presidente Gimmattei ha sido muy cómodo en mantener esa cultura de corrupción, iniciativas como la como la Comisión Contra la Corrupción son débiles, se hace todo con opacidad”

Eliminar la seguridad presidencial y el Parlamento Centroamericano, dos promesas que levantó en la campaña son iniciativas que no se asoman un año después al Congreso de la República.

 

La factura de 45 años de rezago en atención primaria de salud, la paga el enfermo