No es tiempo de elecciones en el país, pero en redes sociales se ha generado un movimiento que ánima a los ciudadanos guatemaltecos a votar para que Guatemala se retire del Parlamento Centroamericano (Parlacen). En los pasados comicios ese organismo internacional fue duramente castigado por los ciudadanos: 1 millón de guatemaltecos votaron nulo en las urnas como rechazo a la institución.

El 14 de enero pasado, la Junta Directiva del parlamento hizo todo lo posible para evitar que Jimmy Morales y Jafeth Cabrera quedaran sin inmunidad y pese a los contratiempos y protestas fueron juramentados como diputados, recobrando así el blindaje que les otorga el cargo.  En los días siguientes, a través del sitio de peticiones en línea Change.org, surgió una iniciativa ciudadana:

“Si estas cansado de mantener a un grupo de personas que han usado el Parlacen como guarida para mantener inmunidad, firma esta petición”. El llamado se ha hecho en 10 convocatorias y las firmas suman cerca de  111 mil inconformes con la entidad.

El presidente Alejandro Giammattei también fue crítico del Parlacen previo a asumir en el cargo:

Hoy es tiempo, hermanos centroamericanos, de unirnos en una sola voz: ¡o lo reformamos o lo cerramos, el Parlamento tiene que cambiar para el bien de nosotros los Centroamericanos!

En medio del rechazo ciudadano surgen propuestas de cambio:

Amilcar Pop, diputado del Parlacen por el partido Winaq dice que entiende el malestar de la población; sin embargo, considera que sería grave para el país apartarse del organismo, además recordó que no se trata simplemente de renunciar y, recordó que Panamá no pudo hacerlo y tuvo que reintegrarse.

No obstante, cree que se deben hacer algunas reformas, entre ellas no permitir que los expresidentes y exvicerpesidentes lleguen de manera expedita, y así lo plantea:

1. No debe ser un refugio de impunidad: debemos promover la reforma del estatuto para garantizar que los expresidentes y vicepresidentes conviertan a esta institución en refugio de impunidad.

2.  Garantizar que las resoluciones sean vinculantes: generar un marco de eficiencia y eficacia ya que hasta el momento no tiene ningún impacto.

3. Generar integralidad de la integración Centroamericana: de un plumazo eliminar la iniciativa de integración sería un grave error para el país, porque estaríamos hablando casi de aislamiento.

Reducir número de diputados

Rafael Espada, exdiputado de organismo centroamericano tras dejar la vicepresidencia del país en 2012, no está de acuerdo con que se le prohíba optar a un curul a los funcionarios que dejan la presidencia y propone reducir de 20 a 5 el número de diputado por país:

Más que suficiente -póngale 10- pero gente dedicada todo el tiempo y no que llegue 03 o 04 días al mes; sino diputados que estén a tiempo completo. El sueldo no es despreciable, incluso se les podría subir un poco para que se dediquen totalmente.

El sueldo mensual por tres días de trabajo de cada diputado del Parlacen es de US$4mil 658, unos Q35mil 400. El Estado de Guatemala designa una partida anual de Q13 millones para este organismo.

Otro aspecto que resalta Espada es que los presidentes de los Estados miembros prestan atención a la institución en la recta final de su mandato para asegurarse protección o una opción de ingresos. ConCriterio intentó comunicación con los diputados de otros países, pero no respondieron las llamadas y algunos no quisieron opinar.