Junio, Julio y Agosto de 2020 fueron los meses más críticos de la pandemia del Covid-19. El país llegó a registrar por arriba de mil casos diarios lo cual colapsó el sistema de salud. Estas primeras semanas de 2021 las cifras son similares: el Laboratorio Nacional de Salud al procesar unas 5 mil pruebas detectó 1 mil 23 casos el fin de semana. Los epidemiólogos dicen que es el impacto de las fiestas de fin de año.

El presidente Alejandro Giammattei no descartó otro confinamiento y los gobiernos locales empiezan a tomar acciones preventivas para evitar cierres drásticos que hagan sucumbir sus ya frágiles economías.

Walter Nájera, alcalde de Sipacate, Escuintla, dice que el turismo sostiene al municipio. El alcalde coordinó con el área de salud un rastreo de casos la semana pasada: sospecha que 22 mil turistas que visitaron sus playas durante el fin de año, llevaron el virus.

El plan es hacer 400 hisopados al personal de restaurantes, hoteles y centros turísticos. La semana pasada se procesaron 90 muestras de antígeno y ya se detectó el primer caso en un restaurante. Pero no todos están de acuerdo, cuenta Nájera:

Hubo un restaurante que no quiso. El dueño es un francés, pero esta semana le mando al juez de asuntos municipales y le digo: “necesito que te hagás los hisopados, si no te quito la licencia de funcionamiento del local”. Pero es uno de 100. Si todos se me pusieran así los casos van a subir.

El jefe edil insiste que solo la gobernanza permitirá que la enfermedad no se salga de control. Este municipio se encuentra en alerta amarilla, no obstante, ante el incremento a nivel nacional se toman otras medidas:

Las ferias se cancelaron para todo el trimestre. Y si el aumento sigue, me va a tocar que cerrar las playas y ser drástico y eso es desgastante.

 

 

Mynor Portillo, alcalde de Morales, Izabal, cuenta que las tormentas ETA e IOTA distrajeron a las personas del Covid-19. Los fenómenos afectaron la economía ya dañada por el confinamiento del año pasado.

La economía está muy frágil aquí en el municipio. Este fin de año no fue como otros, hubo fuente impacto, nosotros por las tormentas no vivimos una navidad de compras, la gente no tiene dinero.

En este municipio, desde hace dos semanas, los rastreadores de salud buscan casos y aunque han pasado de rojo a naranja no logran el verde. Ese también es el caso de la cabecera departamental de Cobán, luego de varias semanas en anaranjado pasó el viernes a rojo y las autoridades tomaron medidas:

Felix Macz, vocero de la comuna:

Durante las fiestas de fin de año el parque estuvo habilitado, sin embargo, la semana pasada las autoridades nos informaron que el municipio de nuevo estaba en rojo. Entonces esa misma tarde se decidió inhabilitar el parque como primera acción.

Aunque el domingo el municipio regresó a anaranjado, el parque continuará cerrado. En todo el país se reportan 5 mil muertes por la enfermedad, Laboratorio de Datos, una organización que monitorea la pandemia y correlaciona los datos del Registro Nacional de Personas (Renap), atribuye 7,439 muertes al Covid-19.

 

Claudia Galán, directora económica de Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales y Financieras (CACIF), al igual que los alcaldes, dice que un cierre de actividades significaría un daño mayor:

No los soportarían los trabajadores porque en el primer confinamiento se perdieron 100 mil empleos, con un segundo cierre, quizá se duplicaría.

El plan para evitar un nuevo cierre, según Galán, debe priorizar la adquisición de vacunas para inmunizar a la población.