Las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos aprobadas en 2016 y avaladas por la Corte de Constitucionalidad e impulsadas por lo menos por 20 organizaciones sociales y empresariales, están bajo ataque.

A poco menos de seis meses de que se anuncie el proceso electoral 2019, en el cual deberán aplicarse, hay resistencia de grupos que incluso participaron en la discusión de las mismas y de los propios diputados que en su momento las avalaron:

  • Transfuguismo: es el mayor temor de unos 70 congresistas que el cambio de partido impide su reelección.

  • Control y Fiscalización de los partidos políticos: el apoyo que solicitó la unidad de fiscalización la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), es adversado por grupos como Guatemala Inmortal y Fundación Contra el Terrorismo.

  • Unidad de Medios de Comunicación y Estudios de Opinión: el sector privado organizado se opone a la idea de que solo el TSE pueda contratar tiempo y espacios en medios de comunicación y que las encuestas de opinión ciruculen solo hasta 15 días previos a la elección.

Estas acciones ponen a prueba las nuevas reglas del juego en las elecciones 2019 y la Corte de Constitucionalidad deberá decir si las mantiene o las expulsa.

Estamos en la antesala y esto solo es el inicio de todo lo que puede suceder en materia de acciones legales. Es la opinión de José Carlos Sanabría, analista político de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), participante en las mesas de análisis de estas reformas:

 “Fue un proceso largo y tortuso –la discusión- la Ley Electoral desde 1985 a la fecha ha sufrido dos cambios significativos las del 2004-2006 a las que se les llamó “reformas de armonización” y el cambio más más importantes son las de 2016 que incluso retomó aspectos consignados de los acuerdos de paz”

Las reformas más significativas y que crean mayor resistencia son las dos nuevas unidades: Fiscalización de Partidos y Unidad de Medios, según el politólogo, Renzo Rosal, quien también participó durante las discusiones:

 “Creo que los casos de financiamiento electoral ilícito que se han puesto al descubierto implican que sí hay posibilidad de que esas reformas puedan ayudar a la fiscalización. Lo nuevo es lo de los medios de comunicación que es un capitulo inexistente y lo que vemos con estas reacciones es un mecanismo de resistencia”

Eddy Cux, abogado de Acción Ciudadana:

“Yo creo que esta oposición de las reformas 2016 son muy apresuradas ya que no se ha implementado la mayoría de reformas por lo que tomar una postura en contra de ellas es arrebatado, cuando estas lo que tratan es trasparentar el proceso electoral y fortalecer el proceso democrático. Es  cierto existen derechos como la libertad de expresión y de comercio  pero hay que ponderar los derechos particulares sobre un derecho que beneficiará a todo el país y eso es lo que la Corte de Constitucionalidad debe tomar en cuenta.

Mario Taracena, Expresidente del Congreso, el ejecutor de los cambios durante su gestión cree que hay una conspiración:

Hay fuerzas oscuras –no lo digo por el Cacif- tratando de presentar recursos contra las reformas, porque sienten que se les acabó la Navidad de cada cuatro años que eran las elecciones, y hay otro grupo de diputados que están tratando de aprobar el transfuguismo, entonces están conspirando.

María Eugenia Mijangos, Magistrada del TSE confía en que no habrá marcha atrás a los cambios y explica porqué:

“Es una reforma que fue a la Corte de Constitucionalidad y esta dio su dictamen favorable que no contenía ninguna inconstitucionalidad”