Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Roberto Arzú García-Granados, con 49 años, el mayor de los hijos del fallecido alcalde de la capital, Álvaro Arzú, presidenciable de la coalición PAN-Podemos. Arzú es bachiller graduado en Estados Unidos, además empresario en el área del deporte y en septiembre 2017 fue designado por el gobierno del presidente Jimmy Morales como embajador “ad honorem” para promover las relaciones comerciales de Guatemala con América del Sur.

Entre sus promesas de campaña:

“voy a sacar al Ejército a las calles y les vamos a devolver la paz a los guatemaltecos”.

Sobre esa promesa, Carmen Rosa de León Escribano, exintengrante del desaparecido Consejo Asesor en Seguridad (CAS) comentó:

Lo que hemos visto y se demostró con el tiempo es que las fuerzas combinadas y con el Ejército en las calles no bajaron los índices de delincuencia. Los homicidios empezaron a disminuir cuando se expandió la Policía Nacional Civil (PNC). No están entrenados para tener contacto con la población esto se demostró en la manifestación de Alaska donde hubo muertos.

Otra promesa del Arzú García-Granados:

“Vamos a hacer más de 3 mil kilómetros de carreteras”

Francisco Basterrechea, exministro de Comunaciones durante la presidencia de Álvaro Arzú, analizó dicha propuesta:

Yo creo que él habla de arreglar esos kilómetros, porque no se puede poner a construir más tramos si la CA2 está en pésimo estado. Sí es posible pero es tonto construir 3 mil kilómetros de carretas cuando toda la red vial está en mal estado.

El candidato también promociona la generación de empleo  ante sus simpatizantes:

“Nosotros vamos a generar 1 millón de empleos porque vamos a generar 30 mil obras”.

José Pinzón, Sindicalista de la Central General de Trabajadores de Guatemala, comentó:

Hay que ver las posibilidades que hay dentro de las diversas áreas económicas del país. Creo que si quien está gobernando hace unidad con determinados sectores: el propio poder económico, las municipalidades. Si yo fuese presidente estoy seguro que no es nada fácil porque hay intereses que se interponen, entonces ¿qué hay que hacer? Crear una política de Estado que permitan no solamente empleo, salud, educación, etc.

Una orden de captura contra el candidato presidencial causó polémica la semana pasada. Arzú García-Granados es requerido por la justicia estadounidense por falta de un compromiso de pago con el consultor político Juan José Rendón quien reclama al presidenciable el pago de US$6.1 millones.

José Farias es el hombre que acompaña a Arzú García-Granado en la búsqueda por la presidencia. Farias licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, tiene 53  años y fue asistente administrativo de la presidencia del Organismo Judicial entre 1993 y 1994, además asesor jurídico de la Secretaría de la Paz entre 1998 y 1999.