Con el transporte colectivo cerrado por las medidas de distanciamiento del Covid-19, Salcajá propone una solución: una ciclovía de 8 kilómetros en la carretera CA-1 para conectar su municipio al parque central de Quetzaltenango. Según las autoridades, le tomaría entre 30 y 40 minutos de pedaleo llegar de una ciudad a la otra a los 6 mil 400 ciudadanos que hacen este viaje a diario. Solo 25 lo hacen en bicicleta. 

La propuesta que aún sigue en etapa de autorización nació producto de la pande mia. Ively Ramírez, arquitecta encargada del Plan de Ordenamiento Territorial y de Movilidad del municipio, explica:    

“Se propone una ciclovía emergente: por el momento y por las circunstancias que estamos viviendo. Surge de la necesidad porque somos un municipio muy cercano a Quetzaltenango.”

Juan Pablo Hernández tiene 29 años y es comerciante, y es de quienes se trasladan diariamente de una ciudad a otra en dos ruedas. Él ve con optimismo el proyecto: 

“Es una opción bastante buena, por las circunstancias que se están viviendo se tiene que pensar en un tipo de movilidad anexa, porque buses no hay y no sabemos hasta cuándo va a haber. Por lo menos que haya un área segura donde se pueda movilizar con la bicicleta. ”

La falta de protección en la carretera es un factor clave para la implementación de la cicloruta, así lo cuenta Miguel Ovalle, el alcalde:

“Estamos lamentando que la semana pasada un vecino de Salcajá que venía en bicicleta de Quetzaltenango, fue arrollado por un automóvil. No se dan las condiciones y los que manejamos vehículos no somos considerados con los ciclistas, no tenemos la precaución ni el respeto a estas personas.”

En cuanto a los costos, Ramírez considera que la inversión no será alta aunque no precisó cifras: 

“Tenerla como una ciclovía emergente creo que no es muy alta la inversión. Necesitamos: tambo s, conos, cinta para señalizar, rótulos y personal de la policía de tránsito de Salcajá y Quetzaltenango.”

Sin embargo, la implementación de este proyecto requiere más que fondos. Para ponerlo en marcha necesitan permisos y coordinación intermunicipal. 

Rodrigo Villatoro presidente de la Comisión de Transporte de Quetzaltenango, reiteró que la viabilidad del proyecto depende del apoyo económico que reciban:

“Ya hemos evaluado el proyecto, un kilómetro pertenece a Salcajá y la mayoría pertenece a la jurisdicción de Quetzaltenango. Sin embargo, pasa en lo que es carretera nacional, la carretera Interamericana, por lo cual debemos solicitar estos permisos al Ministerio de Comunicaciones. Asimismo, tenemos ahorita el problema, debido a la pandemia, que no contamos con la cantidad de agentes necesarios para poder cubrir ese sector. Platicamos entre las dos municipalidades de pedir el apoyo al Ministerio de Comunicaciones por medio de Provial.”

ConCriterio intentó hablar con el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.