Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

La fase de transición de la gestión gubernamental de Jimmy Morales a la de Alejandro Giammattei, presidente electo, ha empezado. Los equipos de trabajo han iniciado reuniones y el intercambio no solo incluye información, sino además conversar sobre las herencias indeseables: los problemas. El Ministerio de Salud es una de las instituciones con mayores dificultades con su personal.

La semana pasada salieron en protesta médicos y el Sindicato de Trabajadores de la Salud, al cual están afiliados unos 35 mil empleados. La demanda es el pago de un retroactivo mensual para los colaboradores de la cartera y también el traslado de personal al renglón 011 -plazas presupuestadas y con prestaciones de ley-.

Hugo Monroy será el nuevo ministro de Salud. Y desde ya, los grupos demandan compromiso para el cumplimiento de las peticiones olvidadas por la actual administración.

Luis Alpirez, secretario general del Sindicato de trabajadores, con arresto domiciliario y bajo proceso penal por la firma del pacto colectivo de Salud firmado en 2013, el cual fue declarado lesivo por la Procuraduría General de la Nación, comentó:

Queremos se comprometan con pasar 16 mil plazas al renglón 011,  para sacar de la precariedad a los trabajadores.

Un seguro médico entre las promesas

El plan de gobierno de Alejandro Giammattei no se refiere a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de salud, sin embargo, sí a la contratación de más médicos para el sistema. Además de,

  • Reforzar la atención primaria de salud.
  • Impulsar un modelo que no solo se centre en la enfermedad, sino en el cuidado integral de la familia.
  • Facilitación en el acceso a los medicamentos y abastecimiento a los hospitales y centros de salud.
  • Fomento a la medicina genérica y alternativa y busca de legislación para el uso de esta medicina.

Uno de los temas que impulsó con fuerza durante su campaña fue la contratación colectiva de un seguro médico para que los guatemaltecos adquieran asistencia en clínicas y hospitales privados.

Arnoldo López, integrante de la Junta Directiva del Hospital Roosevelt, opina sobre este punto:

Primero qué cobertura le va a dar a la población, al final de cuenta es como una privatización de la salud. Qué hará el ministro entonces con los hospitales públicos. Este país es el único lugar donde la gente paga tres veces la salud: le paga al IGSS, paga impuestos y paga seguro. Creo que no es una alternativa.

Más hospitales y mejores salarios

El doctor cree que la solución para la crisis de salud en Guatemala es la construcción y equipamiento de más hospitales.

El gobierno tendría que poner por lo menos 8 hospitales en condiciones óptimas: Roosevelt y San Juan de Dios y unos 6 más en los departamentos debidamente equipados y con personal adecuado.

Los médicos también demandan que se garanticen salarios acordes a las necesidades del sector público, el médico cuenta:

Un médico en renglón 011  con 8 horas de trabajo tiene un salario nominal mensual de Q15 mil, con los descuentos gana Q12 mil 900. Pero hay un 10% de profesionales que no han logrado este tipo de contratos.

Lucrecia Hernández Mack tuvo que librar una lucha constante con los salubristas durante su gestión, interpelaciones y peticiones de renuncia fueron las constantes.