Este viernes se cumple el quinto día de cuarentena y en San Pedro Sacatepéquez, el municipio que es un primer foco de Coronavirus en Guatemala, a tan solo 9.1 kilómetros de la capital, los vecinos están al borde y las autoridades junto con empresarios analizan levantar las prohibiciones.

Los dueños de maquila se reunieron ayer con el alcalde de la localidad, Noe Boror, las conclusiones de la reunión fueron que esperan al lunes para conocer los resultados de las pruebas médicas que les ha hecho a sospechosos de haber contraído el virus y a partir de eso tomará una decisión: reabrir las textileras o mantener la disposición de cero operaciones en el municipio.

Santos Yup, de la oficina de comunicación municipal, informó:

Se van a analizar los resultados de las personas que están en cuarentena, cómo han evolucionado y esa información se les va a trasladar a los empresarios para poder levantar la suspensión si fuese posible.

Esta semana una 30 textileras del municipio que suman unos 5mil trabajadores suspendieron labores luego de que una de ellas fuera detectado un caso positivo, el primer fallecido por Coronavirus, dueño de una de esas empresas.

Hay otro aspecto que preocupa al gobierno local, el miércoles el alcalde Boror convocó a la prensa, para transmitir un mensaje: San Pedro Sacatepéquez se está quedando sin alimentos en medio de la crisis.

Quiero aprovechar este momento para decirle al Gobierno central y también a la iniciativa privada que tenemos muchas necesidades de alimentos y voy mencionar algunos y pedirles -que sea en especie y no en dinero para que no se tergiversen las cosas- solicitamos: maíz, frijol, arroz, sopas instantaneas, leche en polvo, agua pura, pañales para los bebés; también unos 10 médicos, enfermeras, mascarillas.

mencionó el alcalde.

Log In or Sign Up to View

See posts, photos and more on Facebook.

Hoy la comuna abre un centro de acopio.

Aracely Ramírez, Pastora de Iglesia el Shaddai donde se congregan unas 150 personas de la comunidad dijo a este reportero que no puede afirmar si hay escasez ya que desde el lunes no sale de su casa, las nuevas raciones de alimentos la compararán hasta este viernes.

Ramírez considera que las personas han guardado la cuarentena, pero hay presión para que los empleados vuelvan al trabajo:

La desconfianza es que los empleados se van a arriesgar mucho y ellos son los que corren peligro.

Ramírez además comentó:

Lamentablemente aquí fue el epicentro de todo: nosotros tuvimos la primera víctima y ahorita a San Pedro lo están marginando demasiado y muchos trabajadores los están regresando; es un caos terrible, no están discriminando mucho.

Carol Palomo es un empresario agrícola de tomates que está en cuarentena al igual que el resto de los pobladores de San Pedro Sacatepéquez; sus plantaciones -unas 5 mil matas- están en San Raymundo, pero su confinamiento, el de sus empleados y los proveedores de fertilizantes están matando sus cultivos: cree que solo salvará el 40% de la producción. Se ha resignado:

Si me sigo preocupando por esta cosecha no le voy a prestar atención a la nueva: de hecho, ya estoy viendo los pilones, que va a ser la continuación de mi producción.

Eso sí, en las próximas cosechas no contratará al mismo número de trabajadores -actualmente se apoyó de 06- pero dice que las pérdidas de ahora no lo permitirán. Para esta nota se intentó hablar con el alcalde Boror y con los empresarios de textiles de aquel lugar, pero no fue posible ubicarlos.