Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Sandra Torres, la excandida que el pasado 11 de agosto perdió en las urnas la oportunidad de ser la presidenta de Guatemala, se juega mañana su futuro legal: Claudette Domínguez, jueza contralora del caso en el que el Ministerio Público (MP) la señala de los delitos de asociación ilícita y financiamiento electoral no reportado, deberá decidir si liga a la exprimera dama de la nación a proceso penal.

Torres fue enviada a la cárcel de Mariscal Zavala de manera provisional mientras se define si su situación jurídica. Sin embargo, la expresidencible pasó ocho días hospitalizada por supuestos problemas cardíacos.

Bajo ese argumento los abogados de la excandidata solicitaron, de acuerdo con la Dirección del Sistema Penitenciario, que Torres permanecería aislada del resto de  las 31 mujeres que hay actualmente en la prisión de Mariscal Zavala, así lo informó el vocero de presidios, Carlos Morales:

Está en aislamiento desde que ingresó porque los abogados así lo solicitaron,  por las revisiones médicas del corazón que ella tenía que hacerse. Es una celda normal como en la que se encuentra cualquier privado de libertad, no tiene ningún privilegio: su cama y no hay algún otro lujo.

Sin embargo, Vinicio Salvatierra, abogado de Torres, niega que la defensa haya solicitado este privilegio para la excandidata presidencial:

Nosotros no hemos solicitado que ella esté aislada. Lo que pasa es que el Sistema Penitenciario tiene sus propias normas de seguridad, entonces si ellos la movieron de lugar, debe haber sido por una razón importante que la institución consideró efectuar.

prevención

Eddy Morales, exdirector del Sistema Penitenciario, atribuye el aislamiento de Sandra Torres a una decisión que busca evitar responsabilidades penales y administrativas de la actual administración, pues explica que Torres es una figura pública de quien se debe cuidar la integridad y salud.

Es el sistema penitenciario es quien decide donde la va a internar. Este caso es especial -y no porque existe prebenda- sino porque es una excandidata presidencial y una figura pública. Se tiene que resguardar la integridad física de todos los reclusos, pero en este caso hay un nivel de vulnerabilidad y posible riesgo, por lo tanto, se le debe aislar en un área especial.

Sandra Torres es señalada por el Ministerio Público de no reportar al Tribunal Supremo Electoral Q9 millones de los Q27 millones que según los investigadores, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) recibió de manera irregular en la campaña electoral 2015. Mañana miércoles un juez decidirá si se amplía la investigación contra la exprimera dama.

¿De nuevo al hospital?

Mientras eso ocurre sus abogados se preparan para un nuevo internamiento en un hospital, para lo cual no se contaría con los dictámenes del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) así lo expone el abogado Salvatierra:

Nosotros solicitamos permiso a la judicatura para que se le hicieran unos exámenes, los cuales ya le fueron efectuados; yo voy a tener acceso a los resultado hasta mañana –martes- y en este caso el INACIF no puede emitir opinión porque ellos no tienen cardiólogos.

Este caso  cuenta con testimonios como la del empresario de medicamentos Michael Erichsen Rydhager, quien contó a los investigadores que fue Torres la solicitante de algunos fondos. Además, la fiscalía tienes interceptaciones telefónicas entre la expresidenciable y Gustavo Alejos, exsecretario privado del expresidente Álvaro Colom.