Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Hoy se cumplen 5 días desde que Sandra Torres, excandidata presidencial del a Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), dejó la cárcel de Mariscal  Zavala para internarse  una clínica privada por padecimientos cardíacos.

¿Cuál es su estado de salud?

Sus tres abogados desconocen el cuadro clínico y como juego de ping pong se lanzaron la responsabilidad de la respuesta. El primer consultado fue Vinicio Salvatierra y esta fue su respuesta:

Le cuento que yo ya no continué en la defensa de ella, quien va a continuar es el Lic. Patán.

Este reportero se comunicó con el abogado Hugo Patán y su respuesta fue:

Yo integro la defensa pero hay un abogado director y es quien gestiona eso.  ¿Y quién es? Vinicio Salvatierra.

Por último se estableció comunicación con Eduardo Velásquez, el tercer abogado de Torres, y su respuesta fue:

Yo no estoy viendo ese tema sino que lo está viendo el otro abogado. ¿Qué abogado es? Vinicio Salvatierra.

INACIF sin cardiólogos

Vinicio Salvatierra, un día antes que Sandra Torres fuera ligada a proceso, en una entrevista telefónica anticipó a este reportero que su patrocinada se había hecho evaluaciones médicas por problemas cardíacos y que los exámenes fueron practicados en una clínica privada de confianza de la Torres:

Nosotros solicitamos permiso a la judicatura para que se le permitieran hacerse algunos exámenes.

Y agregó: el INACIF no puede emitir opinión sobre eso –los exámenes- porque ellos no tienen cardiólogos.

En efecto el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) no cuenta con cardiólogos, por lo que los pacientes que necesitan de este tipo de evaluaciones deben buscar otras alternativas, como lo hizo Sandra Torres en una clínica privada.

Juan Francisco Sandoval, fiscal a cargo de la investigación de la excandidata presidencial comenta:

En otras oportunidades el INACIF ha contratado a un cardiólogo o equipo multidisciplinario que permita determinar si alguna persona tiene algún padecimiento y que amerita su hospitalización como sucedió como el expresidente Otto Pérez Molina, que precisamente hubo un experto cardiólogo, porque bien dice el abogado –de Sandra Torres- que el INACIF no cuenta dentro de su planta con cardiólogos.

Sobre el tema Sandoval acotó:

La posición de la fiscalía es respetar los principios de dignidad y humanidad. Si ella tiene un padecimiento, lógico es que reciba los tratamientos adecuados.

Sandra Torres  es sospechosa de incurrir financiamiento electoral no reportado y asociación ilícita, por tal razón el 16 de octubre fue ligada a proceso penal y el Ministerio Público (MP) tiene dos meses para ampliar las investigaciones.