El pasado 20 de junio venció el contrato abierto para el suministro de oxígeno entre el ministerio de Salud y la empresa Productos del Aire.  No solo finalizó en medio de un estado de emergencia, sino en plena pandemia donde oxigenar a los pacientes críticos es la principal defensa para evitar la muerte.

El acuerdo garantizaba el precio de Q0.79 por pie cúbico de oxígeno. Hoy la cifra aumentó. Hellmuth Steves, director del hospital Temporal de Quetzaltenango, cuenta:

“Ahorita no lo están dando a Q0.91, ese es el precio que tiene el oxígeno con nosotros.”

Zulma Calderón, defensora de la Salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) señala que el costo se duplicó:

“En las últimas 2 semanas hemos hecho supervisiones a 8 hospitales del interior del país y hemos logrado evidenciar una elevación del costo del oxígeno del doble. Es decir, los hospitales que estaban gastando de forma mensual Q200 mil para abastecerse en un mes, ahora están gastando alrededor de Q500 mil. Esto es una consecuencia de la situación que se ha estado dando y de la nueva directriz del ministerio de Salud Pública, a través de compra directa.”

Una evaluación de 5 compras reportadas en Guatecompras en agosto reflejó que el ministerio de Salud pudo ahorrar Q1.6 millones en 5 hospitales.  La cifra que pagaron pie cúbico del gas osciló entre los 90 y 98 centavos: lo que representa un aumento del 24%.

 

El cambio afectará los presupuestos de los hospitales para el 2021.  Fernando Solares, director del hospital San Juan de Dios, aproxima el aumento:

“Esta enfermedad definitivamente hace que haya más consumo de oxígeno entonces tenemos que pedir una ampliación al presupuesto. Podríamos estar hablando fácilmente de un 10% a 15% más para manejar esta situación.”

A Calderón le preocupan que los recortes a hospitales se conviertan en desabastecimiento:

 “Nos causa gran preocupación los hospitales más grandes, como el hospital regional de Quetzaltenango, por ejemplo. No solo se ha incrementado el costo de la adquisición del oxígeno, sino que este hospital ha sufrido un recorte de presupuesto, lo que lo pone en riesgo de no poder cubrir todos los gastos necesarios del funcionamiento. También que en algún momento se puedan dejar de prestar servicios importantes.”

El viceministro de hospitales, Francisco Coma, considera que eso no será un problema:

 “Lo que desde el ministerio hicimos fue reasignar los recursos necesarios para que los hospitales tuvieran abastecimiento asegurado y permanente. Se le pidió a cada hospital que hicieran un presupuesto de aquí a diciembre para dotarlos de los fondos para la compra del oxígeno.”

Además, Coma explicó que ya se trabaja, en conjunto con el ministerio de Finanzas, en un nuevo contrato abierto, aunque no especificó en qué etapa del proceso se encuentra el mismo.

Tradicionalmente, las empresas que han ofertado oxígeno al estado se cuentan con los dedos. En 2019, el Ministerio de Salud, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y Hospital Militar pagaron Q220.3 millones a Productos del Aire.

Nota del redactor: el día 19 de septiembre del 2020 a las 15:20 se modificó el titular original de esta nota «Sin contrato abierto los hospitales pagan hasta el doble por la compra de oxígeno» pues era inexacto, no reflejaba la verdad. El aumento ha sido solo del 25% en determinados hospitales, el error se debió a tomar literal una frase de la Defensora de la Salud, Zulma Calderón, cuando los datos no lo reflejan así. Ofrecemos una disculpa a nuestra audiencia.