El pasado 14 de octubre avanzó a segunda lectura la iniciativa 5431, mejor conocida como la ley general de infraestructura vial. Los diputados, sin embargo, ingresaron al congreso con dificultad: trabajadores de la Dirección General de Caminos (DGC) del ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda bloquearon el acceso al Hemiciclo.

La razón del descontento es la creación de la Superintendencia de Infraestructura Vial, Sivial, cuyo fin es regular la construcción de carreteras en todo el territorio nacional.

La ley propone que la dependencia se haga cargo del negocio de las carreteras, cuyas erogaciones ascienden a un promedio de Q4,89 millardos anuales en los últimos 3 años.

La iniciativa fue presentada en 2018. En marzo de 2019 se conoció en primer debate. Esta semana, finalmente, avanzó en segunda lectura.

Luis Fernando Pineda, diputado de la Bancada Semilla e integrante de la Comisión de Comunicaciones, Transporte y Obras Públicas, ve pocas posibilidades de que la mismo avance este año:

“Sus ponentes, efectivamente, son de varios partidos políticos: Karina Paz, Carlos Barreda y ahora, el presidente, el diputado Allan Rodríguez. Sí cuenta con cierto respaldo, pero hay también rechazo. No estoy seguro que en este momento cuente con los 81 votos para que sea aprobado y mucho menos los 107 para que en determinado momento sea aprobado de urgencia nacional.  Ya está por finalizar el periodo ordinario de este 2020 y lo que viene en la agenda definitivamente es el presupuesto de la nación para el 2021 y para Junta Directiva. Veo algo complejo que se apruebe este año en redacción final y por artículos.”

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), institución que promueve la iniciativa, considera que la controversia se da por desinformación:

“Lo que ha ocurrido es que ha habido desinformación por parte de ciertas personas dentro de caminos porque ellos desean mantener el esquema de corrupción que se ha generado dentro de caminos y con ese pretexto mal informan a la gente diciéndoles que los van a despedir, cuando eso no es cierto. De hecho, se le asigna más presupuesto.”

Zapata agrega que es urgente modificar el modelo de construcción de infraestructura vial:

“Es importante reconocer que el sistema no funciona, que tenemos tan solo un metro de red vial por habitante. Ese es uno de los indicadores que más preocupa. Costa Rica tiene 8, Panamá 3.9, Nicaragua 3.9, El Salvador 2.39, República Dominicana 1.85, Honduras 1.6. Tenemos 17 mil 400 kilómetros de infraestructura vial. Se construyen apenas 215 kilómetros por año en promedio en los últimos 20 años.”

Además de Fundesa y la Confederación de Cooperativas de Guatemala (CONFECOOP), las Cámaras Empresariales adjuntas al Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) también promueven la iniciativa como una forma de reactivar la economía nacional.

El exministro de Comunicaciones, Aldo García, ve limitaciones en la iniciativa:

“Yo lo que sugiero es que debe de haber un ente regulador para la Sivial, que no quede libre. 0:45 Debe de haber un ente regulador que exija y norme la construcción de carreteras. Alguien la tiene que decir al sector privado si está haciendo bien, si está cumpliendo con la normativa.»

Y agrega:

“Esa sería la amenaza: que caminos va a quedar sin mayor actividad que realizar y la tendencia va a ser liquidarla, no veo porque seguir alimentando un cascaron.”