El decreto legislativo 8-2020 del Congreso de la República emitido en el marco de la crisis sanitaria y económica del Coronavirus, dejó abierta la posibilidad para que patronos y trabajadores accuerden la suspensión laboral laborales durante la emergencia.

El Ministerio de Trabajo emitió el acuerdo que crea un mecanismo electrónico para que los contratantes soliciten en línea a dicha cartera la autorización para poner pausa a la relación laboral con trabajadores.

Los empresarios ya aplican dicha interrupción. Luis Rey, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala, uno de los sectores más golpeados por la pandemia, cuenta:

Ya varios están viendo esta opción para paliar la crisis y los gastos fijos porque en el turismo sí es un renglón importante en el tema de salarios ¿cuántas personas están contratadas en este segmento económico?  177 mil dependen directamente y 450 mil indirectamente.

Los empresarios creen que, según el giro de negocio, las suspensiones serían colectivas o individuales, ya que algunos comercios necesitan de cierto personal, como el de seguridad.

El artículo 5 del acuerdo publicado por el Ministerio de Trabajo establece que:

Los empleadores y trabajadores pueden acordar suspender voluntariamente los contratos de trabajo según la normativa vigente, siempre y cuando no exista presión. Una vez decidido, deberá ser informada a la Inspección General de Trabajo por medio del procedimiento electrónico, lo cual no significa la convalidación y el cual puede ser refutable. La institución rectora tendrá 5 días para autorizar o rechazar.

El decreto legislativo contempló Q2 millardos para la protección del empleo para las personas que por la crisis no puedan continuar laborando para una empresa.

Román Castellanos, diputado de la bancada Semilla e integrante de la Comisión Legislativa de Trabajo, dice que el acuerdo es la ruta para cubrir a quienes sean suspendidos de las empresas.

 “El Ministerio de Trabajo está diseñando el mecanismo, pero también hay pequeñas y medianas empresas de los que producen mensualmente y estas seguramente no aguantan más allá del mes y sus trabajadores deberían ser los más beneficiados; pero lo que sucede es que uno de los requisitos es que estén inscritos al Seguro Social y lamentablemente muchos no lo están”

El diputado Castellanos documentó en un portal electrónico en las primeras semanas de la cuarentena, 687 denuncias de diferente índole, 585 provenían de Call Centers, que plantearon diferentes quejas, 39 de los casos fueron de despidos.

En el instructivo emitido por el Ministerio de Trabajo, se establece que

“Los -patronos- que previo a la publicación del acuerdo ministerial hayan iniciado con procedimientos de suspensión de los contratos ante la institución, deberán iniciarlos de nuevo”.

El diputado Castellano, agrega:

 “Estamos conscientes de las implicaciones que esto tiene y solo se debería de suspender contratos si es extremo y ya no es posible sostenerlo, que los trabajadores apliquen al subsidio, porque debe estar más pensado en los trabajadores”

José Pinzón, integrante del comité ejecutivo de la Confederación Central General de Trabajadores de Guatemala (CGTG), apela a la transparencia del manejo de los Q2 millardos como apoyo a la cesantía laboral

Información es poder: si no se tiene conocimiento de qué y cómo se están haciendo las acciones siempre habrán dudas de que hay un oportunismo y un aprovechamiento de la crisis que se está padeciendo en el país.

Los empresarios no saben cuánto tiempo serán suspendidos los contratos ya que existe incertidumbre de la prolongación de las medidas y los efectos de la pandemia en la economía. Sobre la reactivación de los contratos el presidente de Camtur, comenta:

Poco a poco se estaría trabajando, pero al inicio no sería todo el personal y por eso solicitamos que por un tiempo limitado se autorice la contratación por tiempo parcial.

Las disposiciones establecen que el formulario tendrá un apartado para que el patrono indique si solicita el registro de suspensión individual o total, o la autorización de suspensión colectiva y en ambos casos tiene que exponer los motivos, justificados por la emergencia.