Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Con la consigna de nacionalizar los servicios públicos del país, reducir los sueldos en la gestión gubernamental y despojar de los privilegios a los trabajadores de Gobierno, ayer el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP) llevó a cabo en Santo Domingo, Suchitepéquez, su asamblea nacional de postulación de candidatos.

En una galera improvisada y ante la presencia de unas 1 mil 500 personas  los dirigentes de la organización política nominaron a Thelma Cabrera y Neftaly López como candidatos a la presidencia y vicepresidencia del país.

Cabrera, mujer maya de 49 años, habla el mam como primer idioma, su nivel educativo es sexto primaria y  es originaria de El Asintal un municipio de Retalhuleu con un promedio de 50 mil habitantes y cuya economía se basa en la producción de  café, caña de azúcar, arroz, aceite de citronela banano, maíz, algodón ; líder indígena y campesina militante  del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), organización nacional acusada de robar el fluido de energía eléctrica a empresas distribuidoras de electricidad. Este fue parte de su discurso:

El objetivo del MLP es nacionalizar todos los servicios públicos de Guatemala. El esfuerzo de  construir nuestro instrumento político nos ha costado vidas, desde que se funda Codeca como movimiento social. Por esa razón es que necesitamos nacionalizar nuestros recursos, porque cuando nos organizamos, nos encarcelan, nos asesinan, nos criminalizan y nos dicen que somos terroristas. En este momento los pueblos hemos decidido empujar este proceso y construir el Estado plurinacional.

La agrupación ha postulado candidatos para los cinco cargos elección popular que elegirán en junio próximo. En el caso de las corporaciones municipales, de momento, hizo nominaciones en 123 municipios.

Cabrera contó que tienen dificultades para la legalización de las asambleas en algunos lugares y, en la medida que los tiempos electorales lo permitan, inscribirán más candidatos a alcaldes. A pesar de los contratiempos, la líder considera que el partido político ha sentado un precedente, pues las bases de la organización radican en las comunidades y ahora han impulsado a una mujer indígena:

Son huellas que nosotros estamos dejando como pueblos porque la lucha del  movimiento campesino nunca había entrado en esta participación. Ante la falta de atención a nuestras demandas y la exclusión, decidimos crear este partido político.

Oscar Osoy, de 32 años, un joven soltero de la de la zona 18 de la capital, es el aspirante a la alcaldía metropolitana  del MLP. Cerró el pénsum de la carrera de la ingeniería civil en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), donde labora, su motivación para incursionar en la política y en este cargo lo comenta:

Es como mostrar mi descontento y manifestarme. Y viendo la situación del país fue que me decidí por participar. No tengo experiencia en gestión pública, pero tengo la capacidad.

 

Campaña Austera:

Thelma Cabrera asegura que no  cuentan con financistas, por lo que dice que la campaña política del partido será de a pie:

Las visitas comunitarias que es nuestro plan de trabajo desde el surgimiento de las comunidades, hemos estado ahí y esa es la forma en que nosotros vamos a accionar y cada uno de nosotros aportamos para poder visibilizar nuestro instrumento político.

El caminante de Quetzaltenango. Foto: Diego Radamés

El listado nacional de diputado lo encabeza Vicenta Jerónima Jiménez una activista de derechos humanos. Además figuran en la cuarta casilla por el distrito metropolitano Olivia del Rosario Figueroa, comerciante de la terminal de la zona 4 conocida como “La pirulina” y quien, con frecuencia, participa  en manifestaciones contra la corrupción e impunidad y la demanda de mejoras ciudadanas en la capital.

Oswaldo Ochoa Calderón, conocido como el caminante de Quetzaltenango, es otro de los nominados para una diputación por su departamento. El caminante cobró notoriedad en junio 2015 cuando emprendió un viaje a pie, desde Xelajú hasta la capital en rechazo a la corrupción.