Quetzaltenango fue el departamento donde se desarrolló el primer gabinete móvil del presidente Alejandro Giammattei y ahí también arrancó TOMI (Tablero óptico de Mando Interactivo): una herramienta tecnológica educativa que será implementada en 80 aulas de diferentes escuelas de Quetzaltenango, como un plan piloto del Ministerio de Educación que busca hacer las sesiones de clases más interactivas.

Se trata de una plataforma digital que no necesita conexión a internet y que pretende sustituir el pizarrón en los salones de clases con un aparato para proyectar las imágenes como hologramas en la pared.

Giammattei contó que los aparatos fueron donados, aunque se reservó el nombre del aportante y señaló que este es el primer paso para la reforma educativa que prometió durante la campaña:

Tenemos que hacer que las cosas cambien en Guatemala, ¡vamos a aprender jugando! Haremos que la enseñanza cambie, vamos a hacer cambios en la educación del país, pero necesito el apoyo de los maestros.

Lissy Cabrera es maestra de 26 alumnos de entre 5 y 6 años de preprimaria, de la escuela oficial de párvulos, anexo escuela oficial de varones Francisco Velarde, en la zona 3 de Quetzaltenango. Ella es la elegida para presentar hoy a TOMI en una clase magistral: los docentes fueron capacitados durante tres días:

  • Tener acceso a diferentes recursos para enriquecer la enseñanza
  • Crear hojas de trabajo
  • Interactuar con los alumnos
  • Agregar imágenes y videos al contenido
  • Pasa lista a través de código QR
  • Y elegir alumnos de forma aleatoria para que participen en clase.

La profesora se siente emocionada por esta implementación de tecnología en el aula que dice supone un avance educativo:

Es una herramienta que bien utilizada puede dar mayores posibilidades de éxito y aprendizaje. No es lo mismo que yo me pare frente a un niño y le dé una explicación. Si yo en una plataforma Tomi llevo un video con una canción, el aprendizaje se da por tres canales: quinestésico -movimiento- el auditivo y el visual… todos estarían cubiertos.

Hay una nueva herramienta, pero surge una pregunta:

¿hay calidad educativa?

Los resultados de la prueba PISA, una evaluación internacional que mide el rendimiento matemáticas, lenguaje y lectura ha puesto en evidencia la deficiencia en la calidad educativa que existe en Guatemala, los resultados 2017 desvelaron que:

  • 1 de cada 3 estudiantes alcanzó el nivel mínimo de lectura.
  • 1 de cada 10 resuelve problemas con números enteros.
  • 2 de cada 10 comprenden una explicación sobre un fenómeno científico.

La evaluación docente del Ministerio de Educación no tuvo mejores resultados:

  • 1 de cada 20 maestros superó las pruebas de matemáticas.
  • 3 de cada 20, las de lenguaje.

Norma Bajan, directora de la Asociación Maya que administra el Colegio Impacto en Sololá, ganadores en 2019 del premio a la calidad educativa y sostenibilidad en Emiratos Árabes y este año, además de tres premios de Vital Voices por soluciones a problemas de las comunidades en 2020. La profesora considera que no existe preparación tecnológica docente en las escuelas y en el área rural representa un reto.

Bajan cree que una herramienta educativa tiene que ir de la mano con calidad educativa. En el colegio Impacto, los ejes para una buena enseñanza giran en torno a:

  • Formación constante de los docentes: cada semana reciben una sesión de entrenamiento con el experto de contenido: matemática, ciencias sociales, ciencias naturales; que les está enseñando como dar el contenido a los alumnos. Técnicas sobre cómo generar una clase y crear estándares de evaluación.
  • Competencias: pensamiento crítico, resiliencia, voz empoderada, excelencia, negociación, capacidad de crear redes e innovación y esto se práctica en las clases y en la familia.
  • Acompañamiento individual-socioemocional: a la niña y la familia por es el acompañamiento fuera.

Algunos de los ejes del Currículum Nacional Base (CNB) publicado el 12 de febrero son:

  • Multiculturalidad e interculturalidad
  • Desarrollo sostenible
  • Desarrollo tecnológico.