Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Dinero, dinero dinero. No por casualidad las diez alcaldías con más presupuesto son aquellas que coinciden con las batallas electorales más reñidas para gobernarlas.

Del presupuesto asignado por el Ministerio de Finanzas Públicas a las municipalidades, el 11% lo acumulan diez alcaldías. Para asignar el monto que recibirá cada municipalidad del Situado Constitucional, se hace una relación con el número de personas que habitan en cada municipio.

El Situado Constitucional de este año es un total de Q3,124,504,000 de los cuales Q340,770,820 se lo llevan diez municipios: Guatemala, Villa Nueva, Mixco, Quetzaltenango, Guastatoya, Santa Catarina Pinula, Puerto Barrios, Zacapa, Cobán y Antigua Guatemala.

Además, parte de la recaudación del IVA, el impuesto sobre el petróleo y por la circulación de vehículos se destina a las alcaldías. Este Top 10 de alcaldías acumula Q372,118,901 en ingresos del gobierno central.

Laura de León Guirola, directora de Guatecambia y enlace de Munis Abiertas, considera que una las alcaldías más disputadas en el país es la de Cobán, Alta Verapaz. “Cobán es una buena alcaldía. Por presupuesto es bastante atractiva y tiene mucha actividad económica que llama mucho la atención de los posibles candidatos. Recaudan bastante con aprobación de licencias de construcción y proyectos de extracción”, explica.

Por otro lado, Carlos Barillas, urbanista y gerente general del Grupo Innovaterra Consultora, piensa que las que podrían tener mayor atractivo son Santa Catarina Pinula, Villa Nueva, Mixco y Guatemala. “Son municipios que logran recaudar con el IUSI entre 30, 40 y hasta 150 millones de quetzales al año, y es de ahí donde se financia el desarrollo urbano”, afirma Barillas y explica que estas alcaldías pueden ser más atractivas por este cobro, más que por el presupuesto que llega del gobierno central.

El presupuesto de las municipalidades se alimenta principalmente de los ingresos que provienen del Estado. Por otro lado, la porción del presupuesto que cada alcaldía logra recaudar de los ingresos , ya sea a través del IUSI, boleto de ornato o la concesión de licencias, es difícil de cuantificar, pues queda a discreción de cada concejo.

Del total de recursos del Situado Constitucional, está establecido que el 90% de presupuesto debe utilizarse en programas de educación, salud preventiva, servicios públicos y obras de infraestructura de interés y uso colectivo. Mientras que solo el 10% debería destinarse a los gastos de funcionamiento interno.

De la misma forma, el aporte constitucional IVA Paz para a las alcaldías, debe destinar 80% a los proyectos, obras, servicios de agua potable, electricidad, drenajes y manejo de desechos. Y el 20% se debe utilizar para el pago de prestaciones y jubilaciones.

“La municipalidad de Guatemala es muy ineficiente. En 2017 y 2018 tuvo alrededor del 70% ejecución. El presupuesto se va en su funcionamiento y gastos internos, no en proyectos ni obras”, señala Juan Francisco Solórzano Foppa, exintendente de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), quien también aspiraba a la alcaldía de la ciudad con el comité cívico Mi Barrio y por lo tanto es crítico de las autoridades municipales.

Según Solórzano Foppa, “el gran negocio de la municipalidad está en la aprobación de los proyectos inmobiliarios”. Él considera que el manejo de recursos en las licencias de impacto vial para construcciones es lo más apetecible de las alcaldías acaudaladas para los candidatos.